Chapi Escarlata: Las rupturas postvacacionales, un clásico

martes, 6 de septiembre de 2011

Las rupturas postvacacionales, un clásico

Que hay más rupturas de parejas tras las vacaciones es ya un clásico con el que nos desayunamos cualquier día de septiembre de cualquier año desde hace ya unos cuantos. Como lo es la depresión postvacacional (para los que aún tienen trabajo, claro) o los gastos que genera la vuelta al cole.

En la última versión que acabo de leer sobre el trasunto, el abogado especialista en derecho de familia Luis Zarraluqui afirma que "las vacaciones son catastróficas para el matrimonio, como lo son también las jubilaciones. Porque el matrimonio a veces se mantiene con unas reglas no escritas que permiten ciertos márgenes de independencia, y cuando esto se altera y se convierte en 24 horas de convivencia en un entorno distinto al habitual, supone el fin. También hemos observado muchos casos de parejas que conviven perfectamente durante años y cuando se casan duran 10 minutos, ¿por qué?".



Pues porque la convivencia es muy mala y la convivencia excesiva, más; y en vacaciones uno se pasa el santo día con el contrario y como haya años de convivencia a la espalda pueden pasar dos cosas: o que acabe uno hasta el gorro del otro y viceversa y lo manden todo a la porra; o que, conocidos ya de sobra los gustos, manías, costumbres y hasta el oremus del otro, a uno y a otro les dé por pasar, aceptarlos como mal menor y seguir la vida con lo importante, que es al fin lo que interesa.

Mi madre dice que las parejas de hoy no tienen paciencia, que a la mínima agarran la maleta y se largan y que así no hay forma de darse tiempo para conocerse, acoplarse, aprender a vadear las dificultades y cultivar el amor.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ja,ja,ja!

¡Ay Chapi! La cantinela esa de tu madre...es idéntica a la que hace años tenía la mía...

Vas como un pardillo...y te lo crees.
Cuando empiezas a ver que tu matrimonio no funciona ni con la mejor de las voluntades,así recites 10.000 mantras diarios, y te planteas que ya no puedes mas...entonces te cuentan que "mira, es que hace falta un periodo de adaptación...hay que tener paciencia...la convivencia siempre es dificil pero hay que darse un tiempo...el acople inicial cuesta...bla,bla,bla"

Os apunto una solución fácil: Iros a vivir una temporada -lo mas larga posible- junto con vuestra pareja, a casa de vuestra madre (o padre, que algunos también...), para que conozca en vivo y en directo las virtudes de la paciencia...Cuando a ella también se le acabe...¡Os dirá que cómo podeis aguantar taaaaantiiiísimo y que a que esperais para cortar con semejante situación!

¿A que es divertido? Pues tiene gracia desde fuera, pero desde dentro...¡no tiene ninguna!

Las rupturas...Hay muy pocas para como está el patio. Muchas personas creen que mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer...o que "adonde voy yo ahora, con mi edad, o sin trabajo", o...todos los "o" que se os ocurran...

¡La libertad tiene un precio, a veces altísimo, y es muy poca la gente está dispuesta a pagarlo!

¡Un cordial saludo!

Ananda

Carlos dijo...

Es verdad.
No se aguanta nada y enseguida saltan las chispas.
A medida que te haces mayor tienes más capacidad para el aguante.
Yo creo que si amas de verdad, los problemas se superan, tanto uno, como el otro.
Dentro de todos los problemas que se pueden tener, uno de ellos que es muy común, y tú hablas de él, es agobiarse por compartir mucho tiempo juntos, pues el buen pescador suelta un poco el hilo, para que el pez no rompa el cordel.
O quizás acelera lo inevitable, pero cuando sucede con mucha frecuencia, es que algo no va bien. Y es tiempo de marchar.
Mejor decir adiós y punto.
Pero es más sencillo si no hay hijos de por medio, de haberlos el problema será otro.
http://youtu.be/Bm84zSpUrHY

OTRA VEZ YO dijo...

CREO QUE LAS RUPTURAS SON PORQUE TODOS SOIS UNOS EGOÍSTAS QUE NO PENSÁIS MÁS QUE EN VOSOTROS MISMOS Y NO PODÉIS QUERER A NADIE TAL Y COMO ES.
HOLA!