Chapi Escarlata: septiembre 2011

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Otro rumbo

Hoy hace seis años que empezó este blog y también hoy es el día en que termina. Seis años en los que me he divertido mucho, me he cabreado y he conocido a mucha gente buena que me han brindado su amistad.

Ha sido un blog de amigos, los míos de siempre, que salían reflejados en mis historias; los que me mandaban las suyas para que las publicara sin más; y aquellos que conocían a un amigo de un amigo de un amigo que... y así hasta hoy, con algún parón, contando cosas que le pasan a la gente, aunque a veces fuera difícil creerlas. Pero todo lo que hemos contado aquí unos y otros pasa y todos nos hemos visto reflejados una u otra vez. Por eso creo yo que este blog ha tenido tanta gente alrededor. ¡Pero cómo no va a pasar, si el sexo y el amor es lo que mueve el mundo!

Sólo me queda explicar que me voy porque tengo que buscarme la vida y necesito toda la atención y el esfuerzo para salir adelante. Y por último, daros las gracias a todos los que habéis pasado por aquí y a los que os habéis quedado. Me llevo todo lo bueno que ha girado en torno a este blog, que ha sido mucho.
Un abrazo muy fuerte para todos y ya sabéis que me podéis encontrar en el correo.

martes, 13 de septiembre de 2011

El placer de verla

Se quedaba apoyado en la pared durante cinco o diez minutos cada día sólo para verla pasar por la otra acera.

Un placer como pocos, decía, y un ritual que cumplía con muchas ganas, porque desde que se levantaba estaba pensando en el momento en que ella pasaba por delante sin, aparentemente fijarse en él ni en su mirada.

Después se marchaba a trabajar pensando en que todo estaba bien, porque la veía bien a ella y entonces se alegraba, sólo eso le animaba el día. No quería más, sólo verla pasar y así lo venía haciendo cada vez con mayor frecuencia desde que se separaron.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Ser la amante es una castaña

"Su vida, no era vida y menos mal que ha decidido ponerle fin. Todo el día esperando que el otro pudiera llamarle para quedar. Y las fechas señaladas, siempre sola, porque ser la otra sigue siendo igual de mierda, en el siglo XXI que en el XVIII, Chapi", dice una amiga mía de otra.

Pues sí, menuda existencia, una castaña, y 15 años así, uno detrás de otro, pendiente de ese hombre que le hacía promesas de dejar a su mujer para irse con ella, que nunca cumplía. Pendiente de poder estar con él siempre en encuentros furtivos, porque la vida oficial tiene sus horarios que él cumplía a rajatabla, mientras ella se comía las ganas. Ser la amante en esas condiciones es muy jodido.



Pero todo eso ya es pasado. Después de tanto tiempo atada a ese yugo, se ha soltado y ha conocido a alguien con el que empieza a ser ella, a disfrutar de su vida y de las sanas sensaciones que produce el enamoramiento.
Lo otro no era eso, era una tortura, y me alegro mucho de que lo haya dejado atrás.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Moda y sexo

Para llamar a la reflexión sobre "los valores del amor" (sic) el grupo Benetton lanza su nueva campaña, basada esta vez en el sexo y la moda, con una colección de 15 esculturas del artista cubano Erik Ravelo, hechas con lana de colores representando a parejas amándose en distintas posturas, que imitan las del Kamasutra.



Benetton se propone volver a causar polémica con la campaña que ya puede verse en sus tiendas de Milán, Múnich y Estambul, con el lema "Lanasutra", en referencia al antiguo texto hindú sobre erotismo.



"Esperamos que con ello la gente reflexione sobre los valores del amor", dice el vicepresidente del grupo, Alessandro Benetton, para quien la campaña debe mostrar "la autenticidad de nuestra moda y la pasión por el arte".



Benetton quiere reptir el impacto que han tenido otras de sus campañas como las que en los noventa mostraban las polémicas imágenes del fotógrafo Oliviero Toscani: un culo con el sello H.I.V. Positive o la de niños realizando duros trabajos en el tercer mundo.

martes, 6 de septiembre de 2011

Las rupturas postvacacionales, un clásico

Que hay más rupturas de parejas tras las vacaciones es ya un clásico con el que nos desayunamos cualquier día de septiembre de cualquier año desde hace ya unos cuantos. Como lo es la depresión postvacacional (para los que aún tienen trabajo, claro) o los gastos que genera la vuelta al cole.

En la última versión que acabo de leer sobre el trasunto, el abogado especialista en derecho de familia Luis Zarraluqui afirma que "las vacaciones son catastróficas para el matrimonio, como lo son también las jubilaciones. Porque el matrimonio a veces se mantiene con unas reglas no escritas que permiten ciertos márgenes de independencia, y cuando esto se altera y se convierte en 24 horas de convivencia en un entorno distinto al habitual, supone el fin. También hemos observado muchos casos de parejas que conviven perfectamente durante años y cuando se casan duran 10 minutos, ¿por qué?".



Pues porque la convivencia es muy mala y la convivencia excesiva, más; y en vacaciones uno se pasa el santo día con el contrario y como haya años de convivencia a la espalda pueden pasar dos cosas: o que acabe uno hasta el gorro del otro y viceversa y lo manden todo a la porra; o que, conocidos ya de sobra los gustos, manías, costumbres y hasta el oremus del otro, a uno y a otro les dé por pasar, aceptarlos como mal menor y seguir la vida con lo importante, que es al fin lo que interesa.

Mi madre dice que las parejas de hoy no tienen paciencia, que a la mínima agarran la maleta y se largan y que así no hay forma de darse tiempo para conocerse, acoplarse, aprender a vadear las dificultades y cultivar el amor.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Un novio con prole

Punto. Cierra el tema y ni nadie le puede preguntar más ni ella va a hablar ya del asunto.
Sólo ha dicho que ha sido horrible, que sigue enganchada de ese hombre, pero que sus hijos han podido con ella.

Siempre se resistió a comenzar relaciones con divorciados padres, pero en esta entró de lleno y sin paracaídas, y así le ha ido, dice.

El problema: ni ella ni él, sino los niños a los que no les gustó nada que su padre se echara una novia y, como en las películas, se han comportado como unos monstruitos -dice ella- para terminar con la relación y con sus nervios, mientras el padre lo atribuía a cosas de críos sin importancia y le pedía paciencia todo el tiempo, sin mover un dedo por ella.



Una y no más, dice ahora que acaba de salir de lo que llama pesadilla de cinco meses. Y no piensa volver a caer, cuenta, por mucho que piense que ha encontrado al hombre de su vida. Los hombres de la vida de una -insiste- nunca tienen hijos tan hijoputas ni de los otros.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Estragos del calor

La hija viene atontada por un amor de verano de esos que dejan a las nenas aleladas todo el curso que llega y el siguiente; y la madre, echando sapos y culebras, porque se le ha presentado su exmarido y padre de sus criaturas para que le haga un sitio en casa porque vuelve.

Sí, que total, ellos se han llevado muy bien, incluso cuando ella huyó a otra vida, dejando a los hijos creciditos, y que por qué no siguen como pareja, al fin y al cabo nunca se han divorciado, ni se molestaron en hacerlo.



A ella se le han abierto las carnes y está que muerde. Dice que este no se acuerda de por qué se fue ella, porque ya no soportaba ni lo que antes le hacía gracia y porque él se lo ganó a pulso, que ella le clavó la flecha a Cupido para que la dejara en paz hace tiempo  y que así, como viven ahora, con una amplia distancia, por lo menos puede tratarlo en las reuniones familiares. Pero de ahí a tenerlo otra vez bajo su techo...

Lo malo, dice, es que no tiene carácter para contarle claramente al otro que no acepta la propuesta y que no tiene ganas de jueguecitos. Y lo peor, que él, con su simpatía y su verborrea, por este orden, siempre le gana por  la mano porque ella no tiene cuajo.

Mientras, la niña, que se quedó a vivir con "papa" porque era más cómodo, está en las nubes y sin pegar clavo en casa de la madre, a cuenta de la tontería esta del enamoramiento.


jueves, 1 de septiembre de 2011

¿Tres son multitud?

Si ya es difícil mantener la armonía en la pareja que lleva carros y carretas a sus espaldas, no me quiero imaginar lo que debe ser en un trío, el más difícil todavía. ¡Y en un trío, cuyos componentes llevan casi treinta años juntos!

Pues mis tres amigos lo consiguen; por lo menos, en apariencia, así que supongo que  por detrás, también, porque estar siempre así como se les ve, no es ficción.

No demuestran una felicidad arrolladora, como tampoco la demuestra una pareja con trienios y cuatrienios de convivencia, no se comen la boca a besos ni se tocan todo el rato. No parece que estén pendientes del otro a la mínima que salta ni vigilando la cerca, ni saltan chispas de pasión cuando estás a su lado. No hacen nada de eso, pero transmiten amor en calma, sosiego, comprensión y mucho respeto. Los tres, y no hay ninguno que parezca más que otro ni tampoco menos.

No digo yo que en una pareja no pase esto mismo, claro que sí que las hay, sólo quiero destacar que si la convivencia de años es difícil entre dos, entre tres me parece un imposible, o eso creía yo.
Cosas veredes...

P.D. ¿Qué tal las vacaciones?