Chapi Escarlata: julio 2011

miércoles, 27 de julio de 2011

Con el tiempo todo mejora, y el sexo, también

- A ver si ahora, con los años que llevas con el mismo hombre, va a resultar que eres una tigresa en la cama.
- Pues hija piensa lo que quieras, pero así es. Y te lo vas a tener que imaginar, porque no lo voy a contar, pero hay veces que una tigresa a mi lado se queda en un lindo gatito.

Lo cuenta con mucha gracia una amiga que ha entrado ya en la cincuentena y que dice que se siente muy viva porque no ha perdido ni un ápice de deseo. Que es mucho mejor ahora porque tiene la experiencia, el conocimiento del otro y muchas ganas todavía para aguantar los asaltos que le echen.


"Me gusta verlo aparecer, su olor, su forma de mirarme, sólo su presencia me sigue erizando el vello y eso que han pasado ya más de veinte años, pero me sigue poniendo como cuando lo conocí. Igual o más", dice toda oronda.

Esta mujer rompe todos los tópicos al respecto, que por fortuna cada vez son menos. Y su hombre, también, porque es a él a que le gusta casi más que sea cariñosa que una loba en el lecho.

Ya lo dicen también los miles de estudios que se hacen sobre sexo: "Conforme pasan los años, y no al principio del matrimonio, es cuando las mujeres disfrutan más en la cama. Y, posiblemente, se deba a que sus expectativas cambian o su vida se modifica a medida que los hijos crecen. También porque conocen mejor su sexualidad".

martes, 26 de julio de 2011

Vacaciones, sol, playita y sexo para adelgazar

El médico francés Pierre Durand ha creado un método de adelgazamiento que combina la felicidad y las calorías que supone hacer el amor con una alimentación sana. Su libro Adelgaza haciendo el amor está arrasando en Francia

El libro describe cincuenta posturas eróticas, su nivel de dificultad y un menú completo con recetas saludables bajas en calorías.

El acto sexual es uno de los ejercicios más completos, ya que se queman energías y grasas y se tonifican todos y cada uno de los músculos del cuerpo, aunque el autor advierte que, al igual que en el gimnasio, se ha de evaluar el grado de agilidad, flexibilidad y peso de cada persona.



"Está demostrado que una sesión de sexo conlleva el desgaste de unas 560 calorías, igual que pedalear en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión, previene la formación de placa dental porque los besos neutralizan el ácido de la boca y nos inmuniza contra la tristeza".

Para este especialista, la sensación de alegría después de tener sexo que provocan las endorfinas, las hormonas de la felicidad, aumentan el bienestar y suben la autoestima.

En su opinión, en cincuenta sesiones, se puede conseguir adelgazar entre tres y diez kilos y tonificar los músculos de todo el cuerpo.

Tengo dos amigas que ya se han comprado el libro, porque les parece la mejor forma de adelgazar en vacaciones. Dicen que durante el curso no hay dios que encuentre tiempo para cocinar, y de lo otro ni hablan. Ahora están en la fase de precalentamiento.

viernes, 22 de julio de 2011

El pelotismo educado

A ella, como a mí, no le gusta ponerse bañador en la playa. Prefiere el pelotismo, pero no como religión, sino porque es más cómodo, más gustoso y no deja marcas.

Como no es religión, no le gustan los guetos nudistas, prefiere ir a playas donde hay gente desnuda y gente vestida, porque esas -dice- son las más abiertas, nadie se mete con nadie ni nadie recrimina a nadie porque se le vean las partes pudendas.



En estas estaba en una playa de Asturias, que le gusta mucho, precisamente por todo lo anterior, paseando por la orilla en bolas, como otros muchos, cuando se dio de bruces con el jefe de trabajo de su marido, que venía hacia ella de la misma guisa. Y claro no tuvo tiempo de disimular la sorpresa y el corte que se le colocó en la cara.

Es que así, de repente -explica-, encontrarte con alguien del otro mundo que se supone que no tiene que estar aquí con su barriguita, sus webitos y su aquel  allí puesto, me descolocó.

No sabía donde meterme de la vergüenza. Pero como todo es tan natural, en tres segundos me recompuse, les dije a mis tetas que se tensarán y le correspondí con los dos besos que él ya estaba a punto de darme, alargando el cuello hasta la tortícolis para que no se rozara nada más.

Después de la mínima conversación de cortesía, a él le pasaba lo mismo, me fui por donde había venido pensando en lo desmejorado que lo había encontrado, y en que la corbata le tapa más la barriga.

jueves, 21 de julio de 2011

Los flujos infieles

Me sorprende escuchar opiniones sobre "la infidelidad" y lo que la gente entiende por tal. Hasta dónde una canita al aire es infidelidad y hasta dónde no lo es.

Un pensamiento no es una infidelidad, escuché decir a una sexóloga, pero empieza a serlo si hay flujos de por medio. ¡Tela!

Decía esta señora que si uno piensa en otra que no es la "suya" y viceversa, si sólo se limita al pensamiento sin más, no es infidelidad. Pero si uno está follando con su señora y está pensando en otra y viceversa, eso yaaaaa.... es otra cantar, porque hay flujos. ¡Toma!



Contaba que las mujeres como son más emocionales que los hombres prefieren que su hombre esté con otras, pero pensando en ellas que al revés.

Creo que la fidelidad es otra cosa, que no se refiere a los flujos, precisamente; o no solo. Pero en esto como en todo, allá cada cual con su ortodoncia.

miércoles, 20 de julio de 2011

Hay que buscar lo que nos hace felices

En 2010, España fue el país más feliz de Europa, después de Rumanía.

Esta aseveración relativa la recuerdan los investigadores que acaban de presentar el 4º Informe La felicidad y la percepción de la salud, del Instituto Coca Cola de la Felicidad y la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense.


Acuden a ese dato para señalar que aún con esta crisis brutal y con menos medios, la gente puede ser feliz. Y así demuestran que el dinero no hace la felicidad.



"No hay necesariamente relación entre las condiciones materiales de vida y la felicidad", dice el profesor Josep María Serra Grabulosa, de la Universidad de Barcelona. "Creo que la felicidad de una sociedad depende en parte de la capacidad que tenga de generar flujos entre las personas".

Y en este sentido afirma que la solidaridad genera felicidad: "Aunque uno individualmente piense que está haciendo poca cosa, está contribuyendo al bienestar de las personas y eso es algo que se distribuye y acaba construyendo una sociedad más solidaria y, por tanto, más feliz".


 Y la principal conclusión: "La felicidad se trabaja, no se puede esperar sentado en casa hasta que llegue; hay que buscar lo que nos hace felices".

Allá voy.

lunes, 18 de julio de 2011

Academia de polvos en público

La televisión no deja de sorprenderme con su obsesión por captar a la audiencia; y algunas cadenas, más que otras.

Cuatro, ahora de Mediaset, emitirá un programa en el que cinco parejas recibirán la ayuda de una sexóloga para mejorar sus relaciones íntimas ¡delante de casi toda España!



Las clases serán sobre la importancia de los preliminares, posturas o roles que se pueden asumir a la hora de tener relaciones, problemas, incluida la disfunción erectil -sí, sí hasta ahí van a mostrar, sorprendente-, y la presentadora, que será Nuria Roca recogerá las impresiones de las parejas, que tienen  que hacer deberes y luego examinarse de besos, abrazos, polvos o artes de seducción.

Será como el gran hermano, pero con más edredoning y casi todo, ante las cámaras.
Lo que se hace por la audiencia, con lo bueno que es el sexo tranquilo o salvaje pero íntimo.

viernes, 15 de julio de 2011

Tabúes y prejuicios

"Es que yo no tengo orgasmos porque me parece una ordinariez".
"Yo no lo hago por detrás porque mi culo parece más gordo", dice otra.
"He probado el sexo anal y he flipado" (un hombre heterosexual).
"Yo no dejo que mi mujer practique el sexo oral conmigo porque con esa misma boca besa a mis hijos después"...

No es para sorprenderse, es para llorar, porque es más común de lo que parece.


Son opiniones reales como la vida misma de gente común y son parte de un reportaje que leí hace dos días sobre unos talleres que imparten en Lily Blossom, una tienda erótica de Madrid, en el que unas sexólogas ponían negro sobre blanco lo que le pasa a la gente que acude a sus clases.

"Un termómetro perfecto -cuentan- de los tabúes y prejuicios que perviven en la sociedad y son muchos más de cabría esperar".

jueves, 14 de julio de 2011

Familia feliz

Es sorprendente, pero es real como la vida misma. Dos que se juntan para convivir, para compartir, para tener hijos y para pasar el tiempo de la vida juntos porque se aman, un día cambian el amor por el tenerse cariño y no pasa nada. Ahí siguen durante años y años, sin tocarse, pero siendo una aparente familia feliz

Eso, en el mejor de los casos, porque los hay, como el caso de mi amigo, que ni al principio hubo pasión ni consiguió que su mujer se animara a una noche de amor, no ya de desenfreno, sino a una normalita, sin estridencias que ella pudiera considerar perversiones, como sí le hubieran gustado a él.


Ella lo tenía muy claro, el polvo casi sólo para engendrar, así que se han echado cuatro en todo el tiempo que llevan, los que necesitaron para tener los dos hijos que quería y se acabó.
Y así siguen. Ahora se irán todos a la playa de vacaciones.

Lo que le pasa a este hombre también le pasa a una amiga. Cada vez que no vemos dice que hay veces que se sube por las paredes porque hace años que su marido ni la toca. La quiere mucho, pero...

miércoles, 13 de julio de 2011

"Un polvo de menos es mejor que uno de más"

"La pareja estable favorece el amor, pero estropea el sexo". Y es la peor institución, descartadas las demás.

Lo decía el psicólogo y sexólogo Antoni Bolinches en la contra de La Vanguardia, en una entrevista de Víctor Amela. Para este especialista, la convivencia es un lío que erosiona la pareja.

Él vive en pareja los fines de semana y es lo que aconseja cuando hay hijos adolescentes de anteriores relaciones por ambas partes: "Juntarlos hace brotar rivalidades. Una convivencia parcial es muchísimo más sana que la suma de problemas y caos".



Cree que la pareja estropea el sexo porque la disponibilidad sexual en pareja difumina el deseo y afirma que el segundo enemigo del deseo es la saturación. "En pareja, el sexo es tan accesible, que te saturas. Y, claro, decae el deseo sexual".

La solución es el ahorro sexual, dosificarse: "Le doy a elegir: ¿deseo sin relación... o relación sin deseo?".
Y afirma: "¡Un polvo de menos es mejor que uno de más! Porque si el deseo se inhibe… la pareja corre peligro. El deseo no acaba de golpe y porrazo... sino por exceso de porrazos y golpes sexuales".

Su consejo: Elige pareja con buen acople sexual y juega y goza sin pensar en erección ni orgasmos.

martes, 12 de julio de 2011

Dejarse seducir por el estómago

Leí hace unos días que el 60% de los españoles está dispuesto a dejarse seducir por un cocinillas, según un estudio, Cocinar con amor, que habían hecho una marca de comida preparada y un portal de búsqueda de parejas, que además han organizado en Madrid, la primera cita rápida (ellos lo llaman speed dating) entre fogones, donde han querido demostrar que las habilidades culinarias es una llave maestra para acceder al amor, y al sexo, claro.

Esta técnica de toda la vida tiene, según los organizadores de esta movida, una fundamentación científica: "la comida es uno de los reforzadores primarios del ser humano y en cuestión de parejas es muy importante, porque tiene que haber afinidad o complementariedad en lo que comemos", explican.


La psicóloga Milla Cahue dice que hay muchas afinidades entre cocina y sexualidad, "puesto que en ambos casos los cinco sentidos están implicados, y en una sociedad estresada, como esta, en la que es complicado dedicar tiempo a la cocina, hacerlo demuestra un interés especial". Entiendo, aunque no lo dice, que es el mismo interés especial que se demuestra con el sexo. Pero no es el mismo, para nada.

Con quien nos gustaría ligar entre fogones es otra de las partes de este estudio, cuyo resultado no sé por qué, no me ha soprendido nada nada: ellos eligen a Sara Carbonero, Julia Roberts y Shakira; ellas, a George Clooney y Brad Pitt.

Y para despertar pasiones, que mejor que las fresas con nata, aunque no dicen en donde se las comerían.

lunes, 11 de julio de 2011

¿Y después del polvix?

¿Qué haces tú después de echar un polvo?, me preguntó el otro día sin ningún tipo de recato un amigo.
No le contesté a ti que te importa por pelos, así que le conté lo que me pasa, que entro en un estado catatónico, del que nadie me salva, ni siquiera las caricias, los besos, arrumacos y demás demostraciones de amor, cariño o roce.

Lo decía a cuenta de lo que acababa de leer en una revista, en la consulta del dentista: Qué les gusta hacer o que les hagan a las mujeres después de tener sexo, si un hombre quiere triunfar en la primera o de las primeras citas.

El primer consejo era un aviso clarito: Ay del que piense en echarse un sueñecito. Le juran odio eterno y que se vaya despidiendo de repetir.



Decía también que a las mujeres nos gusta que nos hablen después de follar, pero esto no lo tengo yo tan claro. ¿Hablar?, ¿hablar de qué? si no lo conoces de nada, que dice una amiga mía. "Después de polvix, otro polvix".

Aún me dejó más perpleja dónde nos gusta que nos acaricien: Allí donde la espalda pierde su casto nombre, justo antes de entrar en el culito. Ahí mismo, por lo visto nos encanta, aunque haya miles como yo que ni lo hayan notado, entre otras cosas porque no es una zona que se preste mucho al roce, pero para gustos están los colores.

Lo de echar un piti, ni de coña. Eso está muy mal visto ya, es como del Pleistoceno. Y lo de comer porque hay hambre, tampoco queda muy bien, según los consejos de esta revista, que me da que atinar, ha atinado poquito.

viernes, 8 de julio de 2011

El amor se cura

Se me heló el alma sólo de escucharle decir que había pensado incluso en quitarse de en medio de tanto dolor que le produjo la ruptura con el hombre de su vida.

Esto no pasa sólo en las novelas o en las películas, es como la vida misma, y yo me lo encontré directamente la otra tarde.



Contó que hacía dos años que ya no estaban juntos, con gran sorpresa por mi parte, que nunca pude imaginar a la una sin el otro y viceversa, y que durante el duelo lo había pasado muy mal. Que estuvo ocho o nueve meses sin ganas de vivir, sin salir y sin relacionarse con nada más que con el trabajo y que no podía soportar tanto dolor.

Pero hasta lo peor lo cura el tiempo y lo suyo lo ha aliviado. Dice que ya está aprendiendo a vivir ella sola, sin él y sin todo lo que compartían: la vida entera.

miércoles, 6 de julio de 2011

Las hijas de esas madres que amé tanto...

Las hijas de las madres que amé tanto

me besan ya como se besa a un santo

Esto que escribió Ramón de Campoamor no le pasa a él... todavía. Aunque va caminando hacia los sesenta, todavía conserva mucho de ese atractivo que ha vuelto locas a las mujeres y que le ha funcionado también con los hombres, que le perdonan sus deslices con las hembras en las que ellos habían puesto el ojo primero.
 
Enamora a las madres y enamora a las hijas, incluso, a veces, ha llegado con las dos juntas a algún sarao, del que terminaba marchándose sólo para evitar estropicios.
 
 
 
Otros dicen que es un jeta al que la vida le ha tratado con mimo, pero es envidia. Él sigue ahí, desplegando sus artes de seducción con todas las faldas que se menean a su alrededor. El otro día le decían que como siga conservándose tan bien va a llegar a la tercera generación y él respondía que serán las que le besen como si fuera un santo, pero que a fin de cuentas será un beso.

martes, 5 de julio de 2011

El culo, arriba

"Llega una edad en la que una quiere seguir estando guapa, pero sin sufrir tanto como lo que he pasado yo. Se acabó, este año se llevan blancas y gorditas, así que por una vez, voy a ir a la moda".

Esto contaba ayer una amiga que se ha pasado la vida a dieta. No sé cuántas dietas ha hecho y conoce, porque cada verano contaba una nueva que ponía en práctica sin muchos resultados a la vista, creo yo, aunque ella pensaba lo contrario.



"Esto es igual que con los hombres, que te pasas el tiempo en un ay para estar más guapa, las tetas tiesas y el culo arriba para ellos, sólo para ellos. Y no dejas de estar alerta aunque hayas encontrado por fin al tuyo, para que no se te vaya con otra. Luego cuando ves que a él le empieza a salir barriguita y ya no hay peligro, tú te relajas y empiezas a ser una mujer realmente feliz. Sí, así: feliz, que para mí es sinónimo de querida, cuidada, arregladita y pasable, pero entradita en carnes. Lo que siempre he odiado, ya ves".

Hija, qué descanso ¿no?
Yo acabo de quedar con dos amigos de cuando teníamos 11 años y voy la mar de relajadita. Como no puedo disimular la edad, pues mucho menos, todo lo demás que llevan adosados los años. Un alivio, siguiendo tu teoría.

lunes, 4 de julio de 2011

Los apuros de Su Majestad

Mientras él recibía a Hilary Clinton en su maratoniana visita a Madrid, su imagen iba por otros derroteros.

Salía, junto a Bill Clinton y Carlos de Inglaterra, en un gran trampantojo publicitario de una empresa que promociona aventuras discretas para gente casada, a la que se le había ocurrido la feliz idea de incluir en la terna al rey de España.

El cartel, colocado en plena Gran Vía madrileña, llevaba una leyenda sobre las fotografías de estas tres personalidades:
¿Qué tienen estas realezas en común?...
Debería haber utilizado Ashley Madison.



Lo leí el sábado en el periódico Público y cuando vi el titular pensé que era una broma. Pero no, ahí estaban nuestro rey "intocable", tocado por una empresa de fuera como reclamo de una aventura sexual. Aquí a nadie se le habría ocurrido, por si las moscas, rozarle siquiera un pelo de la cabeza al monarca, tan famoso, por lo visto, en esas lides.

Ni que decir tiene que el cartel duró expuesto lo que un chupa chups a la puerta de un colegio. Pero la empresa ya ha conseguido su objeivo con creces. En la Zarzuela, callan.