Chapi Escarlata: Mujeres felices

viernes, 27 de mayo de 2011

Mujeres felices

He conocido hoy una página para mujeres felices, o mejor dicho, que promueve acciones y aporta ideas y pequeñas cosas para que las mujeres se quieran un poco más, bajo el lema de que una mujer estará más guapa no sólo porque se arregle, que también, sino porque es feliz.

Lo he comentado después entre un grupo de amigos -hombres y mujeres- y a alguno le he escuchado decir que es muy difícil conseguir que por lo general una mujer sea feliz, porque nunca se conforma, siempre quiere más y quiere lo inalcanzable.

Al margen de tópicos, en esto como en todo habrá mujeres -y hombres- que sean felices, que no lo sean, que lo quieran ser y no sepan cómo o que definitivamente no lo sean nunca.



Otra de las opiniones, esta vez de una mujer, decía que se puede ser "razonablemente" feliz si se  tiene lo necesario para serlo que resumía en salud, dinero y amor, por este orden. Porque si no, ya se puede una morir de asco.

Pero a esta le respondieron que la felicidad es un estado interior de muchísimas personas, independientemente de los avatares que les depare la vida. Que la mayor causa de felicidad es la maternidad  o que la infelicidad no es privativa de las mujeres.

 No sé qué pensar, aunque después de la etapa tan arrastrada que llevo desde hace tres años, casi que me inclino más por la que piensa lo bueno que es la salud, el amor y el dinero -yo pongo este orden- para poder ser feliz. Lo que no voy a hacer es poner un circo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que, efectivamente, es mas bien una cuestión interna...interna...¡y de coherencia personal!

A veces la ambición es la que se encarga de hundir la felicidad. ¿Cómo?, simplemente, al alejarnos de lo que precisamente nos hace felices.

Por ejemplo, te hace feliz un trabajo, pero van y te ascienden...¡Fiesta! Vas a ganar una pasta, vas a tener mas tiempo libre, vas a tener muchísimas ventajas...pero ya no vas a hacer el trabajo que tanto te gustaba...
Se bifurca el camino...puedes elegir ¡siempre!, uno te conduce hacia tí mismo y hacia lo que te hace feliz...el otro te conduce hacia "un futuro prometedor" lleno de ventajas y comodidades...pero lejos de lo que te aporta mas como ser humano...

Se da la paradoja de que algunas personas tienen que perder la felicidad... ¡para entonces darse cuenta de que lo eran!

Chapi, no son tiempos fáciles para nadie ¿verdad? pero son los que nos toca vivir, ¡son los nuestros...! ¿Nos han tocado limones? (J*der, con la cantidad de frutas ricas que hay...y vamos de limones hasta arriba)
Quizá seamos lo suficientemente listos como para hacernos unas buenas limonadas...para el catarro, ¡o granizados de limón...!Para coger un resfriado de aupa...

¡Un cordial saludo a todos!

Ananda

Admi dijo...

La mayor parte de la felicidad es producida por cosas tan pequeñas y cercanas que casi nunca atinamos a verlas a pesar de su cercanía....un beso, un guiño, una caricia, un abrazo...un te quiero.
¿Para qué pedir 20 cm. cuando con la mitad de sobra podemos medir nuestras necesidades?.
Desde luego, primero salud, después salud y al final salud...lo demás lo tenemos alrededor, solo hay que saber abrir los ojos.

Ros dijo...

Qué difícil es conseguir la felicidad y que cerca tenemos poder hacerlo sin alharacas, simplemente aprovechando nuestros momentos, que los hay.
El tópico salud, dinero y amor cada vez está más difícil encontrarlo en un solo pack, así que me conformo con tener salud, que las otras dos variables ya me las trabajaré yo.
Escarlata, hija, tú "palante" siempre. "Patrás" ni para tomar impulso.

Carla dijo...

La felicidad como todo hay que buscarla y currarsela. No vale escudarse en la maternidad, el trabajo o lo que sea. Hay muchas formas secillas de conseguir esos pequeños momentos felices que son los que hacen la FELICIDAD con mayusculas.

Carla
www.lasbolaschinas.com

tardio dijo...

Para mi la felicidad es tener algunos buenos y felices momentos, la mayoria del tiempo hacemos las cosas porque hay que hacerlas, nunca el trabajo es del todo satisfactorio, ni la diversión, ni el amor. apreciemos esos buenos ratos y pasemos sobre los malos con la mayor dignidad posible, y sí salud porque sin ella lo otro no llega.