Chapi Escarlata: La importancia del ex

lunes, 7 de marzo de 2011

La importancia del ex

"Mejor es que tu pareja te deje que dejarla tú. Contra la lista de consideraciones negativas que provoca el que se va, justas o injustas, la pareja abandonada se nimba de un halo de dolor que la santifica socialmente. No importará, al cabo, de quien fuera la culpa, si es que puede hablarse así. Lo importante es el cuchillo que se clavó en el cuerpo que antes llamamos nuestro amor, nuestro cielo, nuestro corazón, nuestro máximo deseo. Sobre ese adorado monumento del otro hemos cometido un crimen, ¿cómo no sentirse de una parte un canalla y aparecer ante los demás como un asesno?...".

Así empieza un artículo sobre el ex, que Vicente Verdú publicó el sábado en El País. Y es verdad que el que deja se convierte en un ser indeseable ante los ojos de los más cercanos, por lo menos hasta que escuchan las dos versiones. Entonces, puede que alguno cambie su percepción, aunque no deje de apoyar al que se siente más cercano.



Sin embargo, no comparto la idea que señala más adelante: "Ningún ex deja de amar a su ex ni deja de interesarse por su éxito o su desgracia". Como los colores, habrá ex para todo los gustos: El que se va con cargo de conciencia y sigue ahí a ver cómo sale su pareja del trance; el que se queda y no quiere volver a saber de quien le ha estropeado "la vida"; los que al cabo del tiempo vuelven a ser amigos; o los que si te he visto no me acuerdo. Para todos los gustos.

4 comentarios:

PaKe dijo...

Pues a mi, que me han dejado hace poco ( 2 meses ni llega ) he sido un poco de todos...
Primero queria luchar contra una pared, asumir que te dejan es duro.. y por otr@ cuando te han engañado.. enfin. Luego me interesaba constantemente por lo que hacia, como, cuando, con quien... De ahí pase a la rabia y la frustracion...
Ahora estoy mas bien en un estado en que paso de lo que haga, total, tarde o temprano la vida lo devuelve TODO! y ahi está mi satisfaccion =)

Un saludo de lunes -resacoso y con mucho cansancio xD-

Anónimo dijo...

¡Ja,ja,ja! Me vienen cosas a la memoria...

¿A vosotros no os pasado que os digan "por favor, déjame tú a mi, que yo no tengo valor para dejarte y además...sé que si lo hago yo, después me voy a arrepentir"?

En fin...¡Qué historias!

¡Un saludo a todos!

Ananda

mónica dijo...

Yo he estado en las dos situaciones, en la de dejar y que me dejen, y he de decir (en mi caso) que en cualquiera de las dos se pasa fatal, no de la misma manera, pero te sientes muy mal. Cuando te dejan, es el sentimiento de impotencia y el dolor lo que te inunda, cuando tú dejas a otra persona, es la lástima y el recuerdo de muchas cosas vividas con esa persona, la que te marca un vacío. En cualquier circunstancia, no es nada agradable. Luego vienen los daños colaterales, amigos en común, lugares en común, fotos, recuerdos, hábitos....¡en fin! El paso de una persona en tu vida núnca puede dejar indiferencte y más si es alguien con el que has pasado mucho tiempo.
Un saludo para todos y besos.

aquiles dijo...

En efecto las situaciones que pueden darse en este tema son múltiples. Yo he tenido la suerte de que cuando he tenido que desanudar un lazo sentimental ha sido para volver a atarlo con otras condiciones: las de una amistad incondicional y libre, asentada sobre lo que un día fue pareja y convivencia y otro día descubrimos los dos que no podía ser. Una amistad como ésta que os digo es impagable, palabra.