Chapi Escarlata: Amores de conveniencia

martes, 1 de marzo de 2011

Amores de conveniencia

Pensaba yo que la conveniencia en el amor no era cosa de hoy, en este mundo, no en otros, exceptuando, claro está, a reyes, príncipes y banqueros -y estos cada vez menos-. Creía que poca gente utiliza ya esa fórmula para encadenarse a alguien que no quiere y, por ende, que las relaciones son más transparentes.

Es verdad que los ricos se casan entre ellos y los pobres y mediopensionistas, también, pero entre los ricos se quieren y los demás entre ellos, también. Tengo yo la idea de que las uniones de ahora son por amor. Más o menos intensos, más o menos verdaderos, pero amor al fin y al cabo.



Pues no, no es amor todo lo que reluce, sino mucho interés. Y a la vuelta de mi propia esquina me topé con uno de estos quereres interesados mismamente hace dos días. Tengo yo un amigo muy querido que, después de corretear por el mundo media vida, ha decidido parar y casarse con la mujer que ha bebido los vientos por él casi desde que teníamos veintitantos años él y yo, ella es más joven.

Después de volver del pasmo que me dio cuando me lo dijo, le pregunté que si había cambiado su sentimiento hacia ella y que si la quería. Y él me contestó que amarla como él entiende que hay que amar a una mujer, no, que le parece muy buena chica -que lo es-, muy guapa  y le puede dar una buena vida. Ella y sus posibles, llegué a decir.

Cuando me reanimé del segundo pasmo, me dijo que sólo tenía que echar una mirada para ver que la mayoría de la gente se casa -o se junta- porque se tiene que casar, que el amor es otra cosa y que raramente coinciden.

Muy pesimista me pareció esa visión, que adornó con unos cuantos ejemplos de gente que yo conocía,y, sobre todo una excusa burda para apoyar lo que él va a hacer. Una putada para ella.

6 comentarios:

PaKe dijo...

Si la chica es tu amiga, abrele los ojos. Esa relación esta condenada a que ella lo de todo sin medida, y seguramente el se lo vaya dando a otras...
Es triste, pero el 90% de los casos cuando ella ya no pueda más, por culpa de alguien como el dejara de ser la buena chica que era...
Enfin, que con los sentimientos no se juega, que las heridas de corazon duelen y cuestan mas de superar que cualquier otra...

Feliz martes -ya queda un dia menos- para tod@s.!

monica dijo...

Pues que pena para la chica, porque ya es un trabajo importante convivir con la persona a la que quieres cada día, como para encima ponerle el inconveniente de que uno de ellos no está tan enamorado....Pinta a fracaso....espero que no...
No puedo entender como cuando te metes en algo tan importante como el matrimonio, no estés absolutamente convencida del paso que vas a dar.
Un matrimonio no es un juego, ni es algo que tienes que hacer porque ya te va tocando por la edad, cuando uno se casa, lo tiene que hacer completamente convencido y por supuesto completamente enamorado de su pareja, porque si no ¡que Dios nos coja confesados!!
Un saludo.

Anónimo dijo...

Pues Chapi...Tu amigo tan querido tiene un problema consigo mismo, y por añadidura, lo va a tener tarde o temprano con todos aquellos con los que se relacione: NO TIENE ETICA NI VALORES.

Así va el mundo...Dices "una putada para ella", ¡no sólo para ella...para ella y para todos!
Una sóla célula que se vuelve loca y no responde a su función, se convierte en un cáncer: la decisión de un cínico cretino, que abusa del poder que le da el ser amado por otra persona, se convierte con el tiempo en toda una cadena de consecuencias para todos (la chica en tratamiento psicológico incapaz de asumir que alguien a quien ella adora no la ame de la misma manera, los hijos que ven que en la pareja no hay sintonía, las familias de ambos que comprueban año a año cómo las relaciones se disuelven...desaparecen en la nada...¡porque jamás existieron de verdad!...)¡Qué asco!

El amor es una cosa...las conveniencias...son otra...y los cínicos y egoistas...abundan en demasía.

¡Ojo! El caso que citas es el de un hombre...pero también se da (y mucho)en mujeres, que prefieren una seguridad económica o el famoso "que se me pasa el arroz" o "el último tranvía" a intentar encontrar a su verdadero amor...

¡Un cordial saludo!

Ananda

Anónimo dijo...

Que pocos cometarios veo por aqui, te sigo desde el 20 minutos y pense que tus seguidores estarian encantados de volver a hacer comentarios.
Marcate un post sobre amores a tres bandas y ya veras como aumentan los comentarios.
saludos

Aquiles dijo...

¿Casarse por amor? ¿Pero eso qué es?
Es un invento muy reciente, apenas tiene un siglo de existencia y mucho menos tiempo desde que se generalizó entre nosotros y los países de nuestro entorno (lo que se conoce por Occidente, vaya). En el resto del mundo, entre una mayoría importante de sus habitantes, el matrimonio sigue siendo un apaño más o menos lamentable para perpetuar el estado de cosas que la sociedad bienpensante (o sea dominante) entiende.
Claro que, dicho esto, yo no le veo más que inconvenientes a tener que soportar vivir al lado de alguien a quien no amas (aprecias, deseas, quieres). Ni me lo imagino para mí, por mucha pasta que hubiera por medio.
Por cierto, le pediría a quien firma Anónimo que adoptara un seudónimo para poder identificarnos todos los que nos encontramos a gusto aquí.
Besos

Doctora Membrillo dijo...

Ya se sabe q el casamiento es un contrato, un@s lo haran por amor, otros por bienestar economico, otr@s por combatir la soledad, otr@s por probar a q sabe eso del matrimonio...
Hay contratos con clausulas, q pueden venir especificadas, o se van cambiando con la marcha via oral...
Variando, se puede afirmar q el matrimonio es para siempre....