Chapi Escarlata: 2011

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Otro rumbo

Hoy hace seis años que empezó este blog y también hoy es el día en que termina. Seis años en los que me he divertido mucho, me he cabreado y he conocido a mucha gente buena que me han brindado su amistad.

Ha sido un blog de amigos, los míos de siempre, que salían reflejados en mis historias; los que me mandaban las suyas para que las publicara sin más; y aquellos que conocían a un amigo de un amigo de un amigo que... y así hasta hoy, con algún parón, contando cosas que le pasan a la gente, aunque a veces fuera difícil creerlas. Pero todo lo que hemos contado aquí unos y otros pasa y todos nos hemos visto reflejados una u otra vez. Por eso creo yo que este blog ha tenido tanta gente alrededor. ¡Pero cómo no va a pasar, si el sexo y el amor es lo que mueve el mundo!

Sólo me queda explicar que me voy porque tengo que buscarme la vida y necesito toda la atención y el esfuerzo para salir adelante. Y por último, daros las gracias a todos los que habéis pasado por aquí y a los que os habéis quedado. Me llevo todo lo bueno que ha girado en torno a este blog, que ha sido mucho.
Un abrazo muy fuerte para todos y ya sabéis que me podéis encontrar en el correo.

martes, 13 de septiembre de 2011

El placer de verla

Se quedaba apoyado en la pared durante cinco o diez minutos cada día sólo para verla pasar por la otra acera.

Un placer como pocos, decía, y un ritual que cumplía con muchas ganas, porque desde que se levantaba estaba pensando en el momento en que ella pasaba por delante sin, aparentemente fijarse en él ni en su mirada.

Después se marchaba a trabajar pensando en que todo estaba bien, porque la veía bien a ella y entonces se alegraba, sólo eso le animaba el día. No quería más, sólo verla pasar y así lo venía haciendo cada vez con mayor frecuencia desde que se separaron.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Ser la amante es una castaña

"Su vida, no era vida y menos mal que ha decidido ponerle fin. Todo el día esperando que el otro pudiera llamarle para quedar. Y las fechas señaladas, siempre sola, porque ser la otra sigue siendo igual de mierda, en el siglo XXI que en el XVIII, Chapi", dice una amiga mía de otra.

Pues sí, menuda existencia, una castaña, y 15 años así, uno detrás de otro, pendiente de ese hombre que le hacía promesas de dejar a su mujer para irse con ella, que nunca cumplía. Pendiente de poder estar con él siempre en encuentros furtivos, porque la vida oficial tiene sus horarios que él cumplía a rajatabla, mientras ella se comía las ganas. Ser la amante en esas condiciones es muy jodido.



Pero todo eso ya es pasado. Después de tanto tiempo atada a ese yugo, se ha soltado y ha conocido a alguien con el que empieza a ser ella, a disfrutar de su vida y de las sanas sensaciones que produce el enamoramiento.
Lo otro no era eso, era una tortura, y me alegro mucho de que lo haya dejado atrás.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Moda y sexo

Para llamar a la reflexión sobre "los valores del amor" (sic) el grupo Benetton lanza su nueva campaña, basada esta vez en el sexo y la moda, con una colección de 15 esculturas del artista cubano Erik Ravelo, hechas con lana de colores representando a parejas amándose en distintas posturas, que imitan las del Kamasutra.



Benetton se propone volver a causar polémica con la campaña que ya puede verse en sus tiendas de Milán, Múnich y Estambul, con el lema "Lanasutra", en referencia al antiguo texto hindú sobre erotismo.



"Esperamos que con ello la gente reflexione sobre los valores del amor", dice el vicepresidente del grupo, Alessandro Benetton, para quien la campaña debe mostrar "la autenticidad de nuestra moda y la pasión por el arte".



Benetton quiere reptir el impacto que han tenido otras de sus campañas como las que en los noventa mostraban las polémicas imágenes del fotógrafo Oliviero Toscani: un culo con el sello H.I.V. Positive o la de niños realizando duros trabajos en el tercer mundo.

martes, 6 de septiembre de 2011

Las rupturas postvacacionales, un clásico

Que hay más rupturas de parejas tras las vacaciones es ya un clásico con el que nos desayunamos cualquier día de septiembre de cualquier año desde hace ya unos cuantos. Como lo es la depresión postvacacional (para los que aún tienen trabajo, claro) o los gastos que genera la vuelta al cole.

En la última versión que acabo de leer sobre el trasunto, el abogado especialista en derecho de familia Luis Zarraluqui afirma que "las vacaciones son catastróficas para el matrimonio, como lo son también las jubilaciones. Porque el matrimonio a veces se mantiene con unas reglas no escritas que permiten ciertos márgenes de independencia, y cuando esto se altera y se convierte en 24 horas de convivencia en un entorno distinto al habitual, supone el fin. También hemos observado muchos casos de parejas que conviven perfectamente durante años y cuando se casan duran 10 minutos, ¿por qué?".



Pues porque la convivencia es muy mala y la convivencia excesiva, más; y en vacaciones uno se pasa el santo día con el contrario y como haya años de convivencia a la espalda pueden pasar dos cosas: o que acabe uno hasta el gorro del otro y viceversa y lo manden todo a la porra; o que, conocidos ya de sobra los gustos, manías, costumbres y hasta el oremus del otro, a uno y a otro les dé por pasar, aceptarlos como mal menor y seguir la vida con lo importante, que es al fin lo que interesa.

Mi madre dice que las parejas de hoy no tienen paciencia, que a la mínima agarran la maleta y se largan y que así no hay forma de darse tiempo para conocerse, acoplarse, aprender a vadear las dificultades y cultivar el amor.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Un novio con prole

Punto. Cierra el tema y ni nadie le puede preguntar más ni ella va a hablar ya del asunto.
Sólo ha dicho que ha sido horrible, que sigue enganchada de ese hombre, pero que sus hijos han podido con ella.

Siempre se resistió a comenzar relaciones con divorciados padres, pero en esta entró de lleno y sin paracaídas, y así le ha ido, dice.

El problema: ni ella ni él, sino los niños a los que no les gustó nada que su padre se echara una novia y, como en las películas, se han comportado como unos monstruitos -dice ella- para terminar con la relación y con sus nervios, mientras el padre lo atribuía a cosas de críos sin importancia y le pedía paciencia todo el tiempo, sin mover un dedo por ella.



Una y no más, dice ahora que acaba de salir de lo que llama pesadilla de cinco meses. Y no piensa volver a caer, cuenta, por mucho que piense que ha encontrado al hombre de su vida. Los hombres de la vida de una -insiste- nunca tienen hijos tan hijoputas ni de los otros.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Estragos del calor

La hija viene atontada por un amor de verano de esos que dejan a las nenas aleladas todo el curso que llega y el siguiente; y la madre, echando sapos y culebras, porque se le ha presentado su exmarido y padre de sus criaturas para que le haga un sitio en casa porque vuelve.

Sí, que total, ellos se han llevado muy bien, incluso cuando ella huyó a otra vida, dejando a los hijos creciditos, y que por qué no siguen como pareja, al fin y al cabo nunca se han divorciado, ni se molestaron en hacerlo.



A ella se le han abierto las carnes y está que muerde. Dice que este no se acuerda de por qué se fue ella, porque ya no soportaba ni lo que antes le hacía gracia y porque él se lo ganó a pulso, que ella le clavó la flecha a Cupido para que la dejara en paz hace tiempo  y que así, como viven ahora, con una amplia distancia, por lo menos puede tratarlo en las reuniones familiares. Pero de ahí a tenerlo otra vez bajo su techo...

Lo malo, dice, es que no tiene carácter para contarle claramente al otro que no acepta la propuesta y que no tiene ganas de jueguecitos. Y lo peor, que él, con su simpatía y su verborrea, por este orden, siempre le gana por  la mano porque ella no tiene cuajo.

Mientras, la niña, que se quedó a vivir con "papa" porque era más cómodo, está en las nubes y sin pegar clavo en casa de la madre, a cuenta de la tontería esta del enamoramiento.


jueves, 1 de septiembre de 2011

¿Tres son multitud?

Si ya es difícil mantener la armonía en la pareja que lleva carros y carretas a sus espaldas, no me quiero imaginar lo que debe ser en un trío, el más difícil todavía. ¡Y en un trío, cuyos componentes llevan casi treinta años juntos!

Pues mis tres amigos lo consiguen; por lo menos, en apariencia, así que supongo que  por detrás, también, porque estar siempre así como se les ve, no es ficción.

No demuestran una felicidad arrolladora, como tampoco la demuestra una pareja con trienios y cuatrienios de convivencia, no se comen la boca a besos ni se tocan todo el rato. No parece que estén pendientes del otro a la mínima que salta ni vigilando la cerca, ni saltan chispas de pasión cuando estás a su lado. No hacen nada de eso, pero transmiten amor en calma, sosiego, comprensión y mucho respeto. Los tres, y no hay ninguno que parezca más que otro ni tampoco menos.

No digo yo que en una pareja no pase esto mismo, claro que sí que las hay, sólo quiero destacar que si la convivencia de años es difícil entre dos, entre tres me parece un imposible, o eso creía yo.
Cosas veredes...

P.D. ¿Qué tal las vacaciones?

miércoles, 27 de julio de 2011

Con el tiempo todo mejora, y el sexo, también

- A ver si ahora, con los años que llevas con el mismo hombre, va a resultar que eres una tigresa en la cama.
- Pues hija piensa lo que quieras, pero así es. Y te lo vas a tener que imaginar, porque no lo voy a contar, pero hay veces que una tigresa a mi lado se queda en un lindo gatito.

Lo cuenta con mucha gracia una amiga que ha entrado ya en la cincuentena y que dice que se siente muy viva porque no ha perdido ni un ápice de deseo. Que es mucho mejor ahora porque tiene la experiencia, el conocimiento del otro y muchas ganas todavía para aguantar los asaltos que le echen.


"Me gusta verlo aparecer, su olor, su forma de mirarme, sólo su presencia me sigue erizando el vello y eso que han pasado ya más de veinte años, pero me sigue poniendo como cuando lo conocí. Igual o más", dice toda oronda.

Esta mujer rompe todos los tópicos al respecto, que por fortuna cada vez son menos. Y su hombre, también, porque es a él a que le gusta casi más que sea cariñosa que una loba en el lecho.

Ya lo dicen también los miles de estudios que se hacen sobre sexo: "Conforme pasan los años, y no al principio del matrimonio, es cuando las mujeres disfrutan más en la cama. Y, posiblemente, se deba a que sus expectativas cambian o su vida se modifica a medida que los hijos crecen. También porque conocen mejor su sexualidad".

martes, 26 de julio de 2011

Vacaciones, sol, playita y sexo para adelgazar

El médico francés Pierre Durand ha creado un método de adelgazamiento que combina la felicidad y las calorías que supone hacer el amor con una alimentación sana. Su libro Adelgaza haciendo el amor está arrasando en Francia

El libro describe cincuenta posturas eróticas, su nivel de dificultad y un menú completo con recetas saludables bajas en calorías.

El acto sexual es uno de los ejercicios más completos, ya que se queman energías y grasas y se tonifican todos y cada uno de los músculos del cuerpo, aunque el autor advierte que, al igual que en el gimnasio, se ha de evaluar el grado de agilidad, flexibilidad y peso de cada persona.



"Está demostrado que una sesión de sexo conlleva el desgaste de unas 560 calorías, igual que pedalear en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión, previene la formación de placa dental porque los besos neutralizan el ácido de la boca y nos inmuniza contra la tristeza".

Para este especialista, la sensación de alegría después de tener sexo que provocan las endorfinas, las hormonas de la felicidad, aumentan el bienestar y suben la autoestima.

En su opinión, en cincuenta sesiones, se puede conseguir adelgazar entre tres y diez kilos y tonificar los músculos de todo el cuerpo.

Tengo dos amigas que ya se han comprado el libro, porque les parece la mejor forma de adelgazar en vacaciones. Dicen que durante el curso no hay dios que encuentre tiempo para cocinar, y de lo otro ni hablan. Ahora están en la fase de precalentamiento.

viernes, 22 de julio de 2011

El pelotismo educado

A ella, como a mí, no le gusta ponerse bañador en la playa. Prefiere el pelotismo, pero no como religión, sino porque es más cómodo, más gustoso y no deja marcas.

Como no es religión, no le gustan los guetos nudistas, prefiere ir a playas donde hay gente desnuda y gente vestida, porque esas -dice- son las más abiertas, nadie se mete con nadie ni nadie recrimina a nadie porque se le vean las partes pudendas.



En estas estaba en una playa de Asturias, que le gusta mucho, precisamente por todo lo anterior, paseando por la orilla en bolas, como otros muchos, cuando se dio de bruces con el jefe de trabajo de su marido, que venía hacia ella de la misma guisa. Y claro no tuvo tiempo de disimular la sorpresa y el corte que se le colocó en la cara.

Es que así, de repente -explica-, encontrarte con alguien del otro mundo que se supone que no tiene que estar aquí con su barriguita, sus webitos y su aquel  allí puesto, me descolocó.

No sabía donde meterme de la vergüenza. Pero como todo es tan natural, en tres segundos me recompuse, les dije a mis tetas que se tensarán y le correspondí con los dos besos que él ya estaba a punto de darme, alargando el cuello hasta la tortícolis para que no se rozara nada más.

Después de la mínima conversación de cortesía, a él le pasaba lo mismo, me fui por donde había venido pensando en lo desmejorado que lo había encontrado, y en que la corbata le tapa más la barriga.

jueves, 21 de julio de 2011

Los flujos infieles

Me sorprende escuchar opiniones sobre "la infidelidad" y lo que la gente entiende por tal. Hasta dónde una canita al aire es infidelidad y hasta dónde no lo es.

Un pensamiento no es una infidelidad, escuché decir a una sexóloga, pero empieza a serlo si hay flujos de por medio. ¡Tela!

Decía esta señora que si uno piensa en otra que no es la "suya" y viceversa, si sólo se limita al pensamiento sin más, no es infidelidad. Pero si uno está follando con su señora y está pensando en otra y viceversa, eso yaaaaa.... es otra cantar, porque hay flujos. ¡Toma!



Contaba que las mujeres como son más emocionales que los hombres prefieren que su hombre esté con otras, pero pensando en ellas que al revés.

Creo que la fidelidad es otra cosa, que no se refiere a los flujos, precisamente; o no solo. Pero en esto como en todo, allá cada cual con su ortodoncia.

miércoles, 20 de julio de 2011

Hay que buscar lo que nos hace felices

En 2010, España fue el país más feliz de Europa, después de Rumanía.

Esta aseveración relativa la recuerdan los investigadores que acaban de presentar el 4º Informe La felicidad y la percepción de la salud, del Instituto Coca Cola de la Felicidad y la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense.


Acuden a ese dato para señalar que aún con esta crisis brutal y con menos medios, la gente puede ser feliz. Y así demuestran que el dinero no hace la felicidad.



"No hay necesariamente relación entre las condiciones materiales de vida y la felicidad", dice el profesor Josep María Serra Grabulosa, de la Universidad de Barcelona. "Creo que la felicidad de una sociedad depende en parte de la capacidad que tenga de generar flujos entre las personas".

Y en este sentido afirma que la solidaridad genera felicidad: "Aunque uno individualmente piense que está haciendo poca cosa, está contribuyendo al bienestar de las personas y eso es algo que se distribuye y acaba construyendo una sociedad más solidaria y, por tanto, más feliz".


 Y la principal conclusión: "La felicidad se trabaja, no se puede esperar sentado en casa hasta que llegue; hay que buscar lo que nos hace felices".

Allá voy.

lunes, 18 de julio de 2011

Academia de polvos en público

La televisión no deja de sorprenderme con su obsesión por captar a la audiencia; y algunas cadenas, más que otras.

Cuatro, ahora de Mediaset, emitirá un programa en el que cinco parejas recibirán la ayuda de una sexóloga para mejorar sus relaciones íntimas ¡delante de casi toda España!



Las clases serán sobre la importancia de los preliminares, posturas o roles que se pueden asumir a la hora de tener relaciones, problemas, incluida la disfunción erectil -sí, sí hasta ahí van a mostrar, sorprendente-, y la presentadora, que será Nuria Roca recogerá las impresiones de las parejas, que tienen  que hacer deberes y luego examinarse de besos, abrazos, polvos o artes de seducción.

Será como el gran hermano, pero con más edredoning y casi todo, ante las cámaras.
Lo que se hace por la audiencia, con lo bueno que es el sexo tranquilo o salvaje pero íntimo.

viernes, 15 de julio de 2011

Tabúes y prejuicios

"Es que yo no tengo orgasmos porque me parece una ordinariez".
"Yo no lo hago por detrás porque mi culo parece más gordo", dice otra.
"He probado el sexo anal y he flipado" (un hombre heterosexual).
"Yo no dejo que mi mujer practique el sexo oral conmigo porque con esa misma boca besa a mis hijos después"...

No es para sorprenderse, es para llorar, porque es más común de lo que parece.


Son opiniones reales como la vida misma de gente común y son parte de un reportaje que leí hace dos días sobre unos talleres que imparten en Lily Blossom, una tienda erótica de Madrid, en el que unas sexólogas ponían negro sobre blanco lo que le pasa a la gente que acude a sus clases.

"Un termómetro perfecto -cuentan- de los tabúes y prejuicios que perviven en la sociedad y son muchos más de cabría esperar".

jueves, 14 de julio de 2011

Familia feliz

Es sorprendente, pero es real como la vida misma. Dos que se juntan para convivir, para compartir, para tener hijos y para pasar el tiempo de la vida juntos porque se aman, un día cambian el amor por el tenerse cariño y no pasa nada. Ahí siguen durante años y años, sin tocarse, pero siendo una aparente familia feliz

Eso, en el mejor de los casos, porque los hay, como el caso de mi amigo, que ni al principio hubo pasión ni consiguió que su mujer se animara a una noche de amor, no ya de desenfreno, sino a una normalita, sin estridencias que ella pudiera considerar perversiones, como sí le hubieran gustado a él.


Ella lo tenía muy claro, el polvo casi sólo para engendrar, así que se han echado cuatro en todo el tiempo que llevan, los que necesitaron para tener los dos hijos que quería y se acabó.
Y así siguen. Ahora se irán todos a la playa de vacaciones.

Lo que le pasa a este hombre también le pasa a una amiga. Cada vez que no vemos dice que hay veces que se sube por las paredes porque hace años que su marido ni la toca. La quiere mucho, pero...

miércoles, 13 de julio de 2011

"Un polvo de menos es mejor que uno de más"

"La pareja estable favorece el amor, pero estropea el sexo". Y es la peor institución, descartadas las demás.

Lo decía el psicólogo y sexólogo Antoni Bolinches en la contra de La Vanguardia, en una entrevista de Víctor Amela. Para este especialista, la convivencia es un lío que erosiona la pareja.

Él vive en pareja los fines de semana y es lo que aconseja cuando hay hijos adolescentes de anteriores relaciones por ambas partes: "Juntarlos hace brotar rivalidades. Una convivencia parcial es muchísimo más sana que la suma de problemas y caos".



Cree que la pareja estropea el sexo porque la disponibilidad sexual en pareja difumina el deseo y afirma que el segundo enemigo del deseo es la saturación. "En pareja, el sexo es tan accesible, que te saturas. Y, claro, decae el deseo sexual".

La solución es el ahorro sexual, dosificarse: "Le doy a elegir: ¿deseo sin relación... o relación sin deseo?".
Y afirma: "¡Un polvo de menos es mejor que uno de más! Porque si el deseo se inhibe… la pareja corre peligro. El deseo no acaba de golpe y porrazo... sino por exceso de porrazos y golpes sexuales".

Su consejo: Elige pareja con buen acople sexual y juega y goza sin pensar en erección ni orgasmos.

martes, 12 de julio de 2011

Dejarse seducir por el estómago

Leí hace unos días que el 60% de los españoles está dispuesto a dejarse seducir por un cocinillas, según un estudio, Cocinar con amor, que habían hecho una marca de comida preparada y un portal de búsqueda de parejas, que además han organizado en Madrid, la primera cita rápida (ellos lo llaman speed dating) entre fogones, donde han querido demostrar que las habilidades culinarias es una llave maestra para acceder al amor, y al sexo, claro.

Esta técnica de toda la vida tiene, según los organizadores de esta movida, una fundamentación científica: "la comida es uno de los reforzadores primarios del ser humano y en cuestión de parejas es muy importante, porque tiene que haber afinidad o complementariedad en lo que comemos", explican.


La psicóloga Milla Cahue dice que hay muchas afinidades entre cocina y sexualidad, "puesto que en ambos casos los cinco sentidos están implicados, y en una sociedad estresada, como esta, en la que es complicado dedicar tiempo a la cocina, hacerlo demuestra un interés especial". Entiendo, aunque no lo dice, que es el mismo interés especial que se demuestra con el sexo. Pero no es el mismo, para nada.

Con quien nos gustaría ligar entre fogones es otra de las partes de este estudio, cuyo resultado no sé por qué, no me ha soprendido nada nada: ellos eligen a Sara Carbonero, Julia Roberts y Shakira; ellas, a George Clooney y Brad Pitt.

Y para despertar pasiones, que mejor que las fresas con nata, aunque no dicen en donde se las comerían.

lunes, 11 de julio de 2011

¿Y después del polvix?

¿Qué haces tú después de echar un polvo?, me preguntó el otro día sin ningún tipo de recato un amigo.
No le contesté a ti que te importa por pelos, así que le conté lo que me pasa, que entro en un estado catatónico, del que nadie me salva, ni siquiera las caricias, los besos, arrumacos y demás demostraciones de amor, cariño o roce.

Lo decía a cuenta de lo que acababa de leer en una revista, en la consulta del dentista: Qué les gusta hacer o que les hagan a las mujeres después de tener sexo, si un hombre quiere triunfar en la primera o de las primeras citas.

El primer consejo era un aviso clarito: Ay del que piense en echarse un sueñecito. Le juran odio eterno y que se vaya despidiendo de repetir.



Decía también que a las mujeres nos gusta que nos hablen después de follar, pero esto no lo tengo yo tan claro. ¿Hablar?, ¿hablar de qué? si no lo conoces de nada, que dice una amiga mía. "Después de polvix, otro polvix".

Aún me dejó más perpleja dónde nos gusta que nos acaricien: Allí donde la espalda pierde su casto nombre, justo antes de entrar en el culito. Ahí mismo, por lo visto nos encanta, aunque haya miles como yo que ni lo hayan notado, entre otras cosas porque no es una zona que se preste mucho al roce, pero para gustos están los colores.

Lo de echar un piti, ni de coña. Eso está muy mal visto ya, es como del Pleistoceno. Y lo de comer porque hay hambre, tampoco queda muy bien, según los consejos de esta revista, que me da que atinar, ha atinado poquito.

viernes, 8 de julio de 2011

El amor se cura

Se me heló el alma sólo de escucharle decir que había pensado incluso en quitarse de en medio de tanto dolor que le produjo la ruptura con el hombre de su vida.

Esto no pasa sólo en las novelas o en las películas, es como la vida misma, y yo me lo encontré directamente la otra tarde.



Contó que hacía dos años que ya no estaban juntos, con gran sorpresa por mi parte, que nunca pude imaginar a la una sin el otro y viceversa, y que durante el duelo lo había pasado muy mal. Que estuvo ocho o nueve meses sin ganas de vivir, sin salir y sin relacionarse con nada más que con el trabajo y que no podía soportar tanto dolor.

Pero hasta lo peor lo cura el tiempo y lo suyo lo ha aliviado. Dice que ya está aprendiendo a vivir ella sola, sin él y sin todo lo que compartían: la vida entera.

miércoles, 6 de julio de 2011

Las hijas de esas madres que amé tanto...

Las hijas de las madres que amé tanto

me besan ya como se besa a un santo

Esto que escribió Ramón de Campoamor no le pasa a él... todavía. Aunque va caminando hacia los sesenta, todavía conserva mucho de ese atractivo que ha vuelto locas a las mujeres y que le ha funcionado también con los hombres, que le perdonan sus deslices con las hembras en las que ellos habían puesto el ojo primero.
 
Enamora a las madres y enamora a las hijas, incluso, a veces, ha llegado con las dos juntas a algún sarao, del que terminaba marchándose sólo para evitar estropicios.
 
 
 
Otros dicen que es un jeta al que la vida le ha tratado con mimo, pero es envidia. Él sigue ahí, desplegando sus artes de seducción con todas las faldas que se menean a su alrededor. El otro día le decían que como siga conservándose tan bien va a llegar a la tercera generación y él respondía que serán las que le besen como si fuera un santo, pero que a fin de cuentas será un beso.

martes, 5 de julio de 2011

El culo, arriba

"Llega una edad en la que una quiere seguir estando guapa, pero sin sufrir tanto como lo que he pasado yo. Se acabó, este año se llevan blancas y gorditas, así que por una vez, voy a ir a la moda".

Esto contaba ayer una amiga que se ha pasado la vida a dieta. No sé cuántas dietas ha hecho y conoce, porque cada verano contaba una nueva que ponía en práctica sin muchos resultados a la vista, creo yo, aunque ella pensaba lo contrario.



"Esto es igual que con los hombres, que te pasas el tiempo en un ay para estar más guapa, las tetas tiesas y el culo arriba para ellos, sólo para ellos. Y no dejas de estar alerta aunque hayas encontrado por fin al tuyo, para que no se te vaya con otra. Luego cuando ves que a él le empieza a salir barriguita y ya no hay peligro, tú te relajas y empiezas a ser una mujer realmente feliz. Sí, así: feliz, que para mí es sinónimo de querida, cuidada, arregladita y pasable, pero entradita en carnes. Lo que siempre he odiado, ya ves".

Hija, qué descanso ¿no?
Yo acabo de quedar con dos amigos de cuando teníamos 11 años y voy la mar de relajadita. Como no puedo disimular la edad, pues mucho menos, todo lo demás que llevan adosados los años. Un alivio, siguiendo tu teoría.

lunes, 4 de julio de 2011

Los apuros de Su Majestad

Mientras él recibía a Hilary Clinton en su maratoniana visita a Madrid, su imagen iba por otros derroteros.

Salía, junto a Bill Clinton y Carlos de Inglaterra, en un gran trampantojo publicitario de una empresa que promociona aventuras discretas para gente casada, a la que se le había ocurrido la feliz idea de incluir en la terna al rey de España.

El cartel, colocado en plena Gran Vía madrileña, llevaba una leyenda sobre las fotografías de estas tres personalidades:
¿Qué tienen estas realezas en común?...
Debería haber utilizado Ashley Madison.



Lo leí el sábado en el periódico Público y cuando vi el titular pensé que era una broma. Pero no, ahí estaban nuestro rey "intocable", tocado por una empresa de fuera como reclamo de una aventura sexual. Aquí a nadie se le habría ocurrido, por si las moscas, rozarle siquiera un pelo de la cabeza al monarca, tan famoso, por lo visto, en esas lides.

Ni que decir tiene que el cartel duró expuesto lo que un chupa chups a la puerta de un colegio. Pero la empresa ya ha conseguido su objeivo con creces. En la Zarzuela, callan.

jueves, 30 de junio de 2011

Sorpresas te da la vida

Era el chico más guapo cuando teníamos 20 años. Se rompía de guapo, y para más inri, el tipo era muy buena gente y, claro, así no había hembra que se le resistiera, Tenía más novias que días ha en el calendario.

Fuimos amigos de la misma cuadrilla durante los años de universidad, después le perdí la pista, aunque de vez en cuando me llegaban noticias suyas a través de terceros. Luego ya no supe más del chico guapo.

Hasta ayer, que me lo encontré en la calle, más guapo aún. Había salido a tomar algo por Chueca y a escuchar a Wyoming, que daba el pregón de las fiestas del Orgullo. Y allí estaba también mi amigo de confidencias de la juventud. Había cambiado las chicas que siempre le rodearon por un hombre, que me presentó como su marido.



Como me quedé ojiplática y me fue imposible disimular, se me acercó al oído para decirme que creía que yo lo había sabido siempre. Le contesté, también discretamente, que jamás se me había pasado por la cabeza, porque él tampoco había dado ninguna señal pero que lo sentía mucho por las chicas que se lo iban a perder. Se rió y seguimos celebrando esa fiesta que me gusta tanto.

miércoles, 29 de junio de 2011

Sexo en el siglo XXI

Todo lo relacionado con el sexo ha cambiado radicalmente durante las últimas décadas. Los fármacos, la medicina, los productos eróticos y, sobre todo, Internet han revolucionado los contactos sexuales de los españoles.

Este es parte del contenido de un reportaje que emitirá Documentos TV el sábado en La 2, en el que se analiza cómo vivimos el sexo en el siglo XXI y en el que los sexólogos afirman que la sociedad española ha pasado de la represión al más puro hedonismo, donde el placer es la única preocupación.



Dicen que una de las transformaciones más importantes de la última década es la apertura y la liberalización, que ahora se habla más, se comparte más y se da rienda suelta al deseo de aprender a querer mejor. Y señalan dos  cambios sexuales importantes en los extremos de la sociedad: el adelanto en la iniciación del sexo entre los adolescentes (que se sitúa en torno a los 14 años) y la prolongación de los contactos sexuales entre los mayores de 70.

En lo que coinciden los especialistas es en que lo que más ha revolucionado el sexo ha sido Internet. La intimidad y la privacidad se diluyen en el ciberespacio del anonimato y es también el campo de la fantasía sin fin, que lo ha cambiado todo.

martes, 28 de junio de 2011

Besos en ...

Besos en la cadera, en el boca, en el cuello. Besos que te acarician la oreja, el hombro, la espalda... Los besos que das, los que te regalan, incluso, los que no has dado, los que te van a dar, los que te despiertan...

Ayer me topé con una página de besos, se llama Durex Love Sex, y te llevan a París si les convence un beso del día. La gente ha ideado todas las formas y puntos del cuerpo humano para besar y lo han imaginado en París.

Los más llamativos hasta ahora, el que le ha dado a su novia en el ombligo, en el Museo del Louvre y con la Gioconda como testigo voyeur. O el que ha besado la cadera de Rocío junto al Sena, pero para besos está la imaginación.

lunes, 27 de junio de 2011

La alegría del verano ya no es tanta

Dice un amigo mío que esta época de convulsiones también están afectando al sexo y a todo lo relacionado con él. No sabe si es percepción suya o no, pero cree que el acicate que supone el verano para conocer gente, para ligar  y para facilitar relaciones, se ha escondido en alguna parte.

Él mismo -dice-, en cuanto salía un rayo de sol, se sumergía en una vida animada de salidas y entradas de idas y venidas que le hacían el verano y la estancia en la ciudad, mientras llegaban las vacaciones, muy placenteros.



En su opinión, eso ya no pasa tanto, la gente se retrae y se corta, porque a lo mejor le parecen un exceso las alegrías y si no está de los nervios porque ha perdido su trabajo, lo está por lo que pueda pasar.

Dice que va a buscar una fórmula para recomendar a los tiburones que nos tienen atenazados, que se relajen y que aprendan la diferencia entre el "follar con" y el "joder a" y que practiquen lo primero, que lo tienen olvidado por hacer tanto lo segundo.

viernes, 24 de junio de 2011

Sexo cansado

Deberíamos quitarnos todos los prejuicios con los que nuestra educación nos tiene maniatados, romper las ataduras y que cada cual pudiera cambiar de pareja sexual con más frecuencia, que fuera como salir de copas con tus amigos. Una diversión más.

Estas elucubraciones se las hace una amiga mía, muy lanzada, que piensa que el sexo con la misma persona acaba cansando de tan poca variedad como tiene.

Para ella, esto no debe confundirse con el amor ni con la formación de parejas estables que dan lugar a familias.


Dice que uno puede estar enamorado de su pareja hasta las trancas, querer follar con ella, amarla..... pero no es de lo que ella habla. Insiste en que además del amor, que no todo el mundo tiene, aunque viva en pareja, deberíamos tener folloamigos, pero tampoco necesariamente los mismos siempre, o sí, dependería de los gustos. Gente con la que echas un polvix de vez en cuando como quien pasa un rato agradable yendo al cine, por ejemplo.

Confiesa que lo dice porque después de un montón de años con su marido, con el que tiene varios hijos ya creciditos, se está dando cuenta de que el sexo entre ellos está cansado, es aburrido, ya se lo saben todo el úno del otro y no tienen ganas de experimentar. Bueno, si experimentaría con  otra persona, y sólo de imaginárselo le entra una corriente por las piernas que en dos telediarios se lanza a la calle a por guerra.

jueves, 23 de junio de 2011

Los estrenos amorosos

Las primeras experiencias amorosas pocas veces se olvidan. Hayan sido fantásticas o un auténtico desastre, pasen los años que pasen, ahí estarán con nosotros.

No soy muy de tele, pero he visto que mañana, el programa Metrópolis de La 2 emite un reportaje titulado así, Estrenos amorosos.Son cortos que retratan esas experiencias tan reconocidas.

Uno de ellos, Cinco contra uno, de Jorge Naranjo, retrata una tarde de verano de un grupo de preadolescentes. los protagonistas muestran cómo son ante una situación típica: la llegada de la chica más guapa del pueblo a la piscina durante el verano.


Lupe y Bruno es una historia igual de común: Lupe quiere a Bruno, pero el sentimiento no es mutuo. El paso de los años y el despertar de las hormonas hace que los personajes protagonicen escenas llenas de humor y de ternura.



En La noche pintaba bien se muestran los dos puntos de vista para un mismo recuerdo: la primera vez en la que ves a la que, por el momento, será la persona de tu vida.

Y en Cómo conocí a vuestro padre, se dan también dos versiones, porque siempre existen dos versiones, de cómo se conocieron los padres. La primera noche de una pareja, que encadena desastre tras desastre.

miércoles, 22 de junio de 2011

Se muere de amor

"Uno se puede morir de amor, porque el vacío que deja la pareja desaparecida es tan negro y tan invasor que no deja respirar. Incluso, creo que es verdad que uno no tardará más de tres años en irse también porque no puede soportar la soledad".

Me dejó helada cuando lo dijo y vi en su cara que no tenía ninguna gana de seguir adelante sin ella. Estaba hundido y no tenía intención de remediar su mal.


No era una persona mayor al que se le desarma la vida cuando muere el otro, con quien se ha pasado más de media vida. Pero sí llevaban casi 20 años juntos y una compenetración como pocas, así que se dejaba llevar por su pena, sin imponerse motivaciones para continuar con la vida.

Tres años después, sigue solo, sigue triste y sin ganas de conocer a nadie. Dice que se ha acostumbrado a vivir con la pena y la alimenta con recuerdos continuos de su mujer.

martes, 21 de junio de 2011

Deporte y espectáculo

La Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) ha decidido que las jugaoras tendrán que llevar la próxima temporada unos pantalones diez centímetros por encima de la rodilla y con una anchura máxima de dos centímetros entre la piel y la tela.

Sus camisetas serán entalladas para que las chicas puedan lucir "sus cuerpos atléticos", dice Elisabeth Cebrián, miembro (¿o debo decir miembra?) de la Comisión de la Mujer de la FIBA.

Lo mejor es la explicación que da esta señora: "El objetivo -dice- es diferenciar los uniformes de los hombres de los de las mujeres, porque nosotras tenemos identidad propia". Esto es cinismo,  sí señor. Con lo fácil que es decir que lo que quieren es que las jugadoras no vayan con esos sayales que tienen ahora y que enseñen carne, que es más agradable a la vista. Pues no. Una ridiculez.



Como absurda es también la respuesta de las jugadoras: "Supone reconocer una mentalidad caduca e irrespetuosa con unas profesionales a las que se quiere mediatizar por lo atractivas a la vista que pueden ser para los espectadores, que se preocuparían más por la exhibición de un cuerpo y por la jugada".

Cómo se complica la existencia el hombre blanco y cómo se confunden las cosas. A mí me gusta ver jugar a los deportistas que me gustan por lo buenos que son y, además, fijarme en su anatomía si su equipación me lo permite. Para mí eso es un espectaculo y no por eso me llaman caduca.

lunes, 20 de junio de 2011

El estado emocional perfecto

"Me estoy enamorando", sentenció el otro día con su cara luminosa, su optimismo y una emoción que le está cambiando la existencia.

¡Qué bien!, le contesté,  porque es el mejor momento, el mejor estado emocional, le contesté. Porque uno se llena de vitalidad, tanta que no puedes controlarla, se pone uno más guapo, el ego se sube a las nubes, adelgazas, porque nada te engorda, y la excitación que sientes no tiene comparación con nada.


Ya lo dicen los sociólogos, el enamoramiento es una locura transitoria que no tiene edad y que repercute en la vida cotidiana. Es una emoción que irrumpe sin avisar, intensa y bruscamente y que normalmente se atenúa con el paso del tiempo. Pero cuando uno está inmerso en ella ni piensa en el futuro ni quiere que eso termine nunca

"El amor, en su primera e impulsiva fase -dicen-, es una nueva, luminosa y diferente forma de estar en la vida, que sacude los cimientos racionales y nos lleva a vivir desde otra perspectiva".

jueves, 16 de junio de 2011

Cambio por otra más joven

Está aún tan sorprendida que no levanta cabeza. Y mira que lo ha visto a su alrededor, pero pensaba que nunca le iba a tocar a ella, ni se lo imaginaba. Pero le ha tocado.

Después de un tiempo de estar mosca con su marido de 20 años, de mentira sacó verdad y él acabó confesándole que sí, que estaba enamorado de otra mujer y que vivía con ella en la otra ciudad a la que se había marchado hacía un año por motivos de trabajo. Es más joven que ella.
El otro día lo contaba detrás del mostrador de su tienda como si fuera lo peor que le puede pasar a alguien.



- ¿Pero le querías mucho?
- Mujer, era mi marido, respondía, sin aclarar si le quería mucho, poco o regular.

Y seguía explicando que ella se empezó a cuscar algo porque él, que siempre le había tratado muy mal de palabra, cuando ella le preguntaba si estaba con otra, se deshacía en buenas palabras para decirle que no, que ella era la única. Incluso, cuando ella se enfadaba o tiraba algo porque pensaba que le tomaba el pelo, él , con una paciencia hasta entonces desconocida, recogía el objeto y se acercaba a ella para decirle que no pensara tonterías.

- Si no te trataba bien, mejor para ti ahora que puedes empezar a hacer tu vida.
- Ya, pero ha sido mucho tiempo y si te digo la vedad, no notaba que me trataba mal, como siempre me ha hablado así...

Me dio tanta pereza esa actitud que me fui pensando que ya volvería otro día con más ánimo para contarle que las cosas no funcionan así.

miércoles, 15 de junio de 2011

Van pidiendo guerra...

"Si es que hay algunas que van pidiendo guerra, cómo no se la vamos a dar...". 

Estaban sentados en una terraza en una mesa al lado de la nuestra. Eran tres hombres de unos cincuenta años que hablaban entre ellos de cosas del trabajo que parecía interesarles mucho, pero cuando pasaba una mujer de buen ver, todo lo demás pasaba a un segundo plano y se convertían los tres en seis grandes ojos que inspeccionaban palmo a palmo el cuerpo femenino, aunque fuera desde la distancia de sus asientos.

Así empezó una conversación muy animada en nuestra mesa, formada por hombres y mujeres, casi a partes iguales.

La expresión "Ir pidiendo guerra", dio su juego. Había quien la consideraba machista y del pleistoceno y decía que las mujeres puede ir vestidas como quieran, sin que ello signifique necesariamente que quieran guerra, aunque reconocían que en algunas ocasiones ir muy provocativas no es correcto. Esto lo decía una mujer.


Por ejemplo en el trabajo, terció otro. Algunas se creen que los hombres somos de piedra y que vamos a ligar al trabajo. No comprenden que a trabajar no se puede ir enseñando las tetas ni con una falda que parece un cinturón.

A lo mejor no tan exageradas como las estás pintando, añadió una segunda mujer, No van a una fiesta cuando van a la oficina, de acuerdo; pero sí entiendo que deben ir arregladas y ya se sabe que nos arreglamos siempre teniendo en cuenta algún elemento -provocativo o no- que nos haga más atractivas a  la vista de los hombres y también de las mujeres.

Sí, estamos hablando de trabajo -dijo otra-, pero la que acaba de pasar por ahí no va a la oficina, está en la calle, haciendo su vida y ahí sí que puede ir como ella quiera. 

Mientras no me molesten, a mí me gusta que los hombres me miren y me piropeen, que me parece  a mí que estás cosas se han salido de madre, expresó la segunda de las que había hablado.

A mí tampoco me importaría que las mujeres se volvieran a mirarme. Me daría un subidón fantástico. Ya hemos comprobado que os vais lanzando, pero todavía sois tímidas, dijeron otros dos de los chicos.

martes, 14 de junio de 2011

Los amores líquidos

El filósofo polaco Zygmunt Baumann afirma que antes se amaba mucho mejor. Pero la psicoanalista Carmen Galiano no está de acuerdo, aunque dice que Baumann tiene razón en que han desaparecido los discursos y las figuras del amor, los usos y costumbres en las relaciones amorosas y que hoy los amores son "sin modelo" y por ello las personas están más desamparadas ante la incertidumbre del amor.

Lo cuenta en una entrevista muy interesante que he leído en el Faro de Vigo, en la que habla del amor y de la que he extraido algunos párrafos que me parecen muy significativos de lo que está pasando en todos los ámbitos.



Hoy, sin tantas determinaciones y restricciones sociales, hay más libertad en las elecciones amorosas, lo que incita a lo que Baumann acertadamente llama "amores líquidos": sin compromiso, de frágil vínculo en su contingencia.

"Si en algo coincidimos psicoanalistas, artistas, sociólogos y diversos pensadores -dice galiano- es en que el discurso capitalista ha producido una precariedad, fragmentación e incluso quiebras, sin precedentes en la historia, de los vínculos sociales. Pues el único vínculo que promueve el capitalismo es el de la relación directa del sujeto con los objetos, reduciendo a los individuos a productores-consumidores, mercantilizando así nuestras vidas y nuestros vínculos".

"Los vínculos duraderos son sospechosos para quien esté impregnado por el discurso neoliberal del mercado, que proclama que hay que innovar para ganar más. Es completamente ilusorio y lo comprobamos con el malestar de esos sujetos que pasan de una relación personal a otra, y al final se lamentan de estar solos y extraviados".

"En la sociedad actual, lo que prima son los engaños del discurso capitalista sobre una felicidad que se logra en el "tener" objetos de goce, y en el "parecer" de éxito narcisista en la sociedad del espectáculo.

lunes, 13 de junio de 2011

La belleza de la 'petite mort'

Cientos de caras que expresan el éxtasis de la "petite mort" es lo que presenta la web Beautiful Agony.

Es un sitio que lleva abierto unos siete años, cuyo objetivo es mostrar la belleza del orgasmo y en el que se muestran los vídeos de gente que graba su cara -sólo la cara- en ese trance.

Lo había visitado varias veces hace tiempo y este fin de semana me lo recordó un reportaje dominical que anunciaba que el proyecto forma parte de una exposición colectiva, titulada Face contact, que se puede ver en Madrid, dentro del programa de Photo Esaña 2011.

Los editores de esta web explican que su pretensión es enseñar lo que el orgasmo tiene de bello. Y de efímero.


viernes, 10 de junio de 2011

Sexo, amor y fingimentos

Ya no sabe lo que es fingir. Ella, que hace un año decía que se había pasado la vida haciendo creer al marido lo mucho que le gustaba follar con él, que era la reina de la simulación  -lo decía ella- y que era de las que afirman categóricamente que son pocas las mujeres que tienen orgasmos del diez, ha descubierto América a los cuarentaytantos.

Más vale tarde que nunca, se anima ella misma, y si es como lo he hecho yo, mejor que mejor.



Hace un año conoció a un hombre más joven que ella, se lió la manta a la cabeza y se fue de casa a explorar nuevos caminos con "el americano". Le ha cambiado la cara, el ánimo y la vida entera. Hasta se ha enamorado de él y repite todo el rato que cómo es posible que haya estado sus mejores años sin darle importancia al sexo.

Su teoría de entonces la conté hace un tiempo, pero hoy la traigo aquí otra vez porque me parece muy gráfica:

"Tengo tres tipos de orgasmo fingido: el ay que me voy (para cuando estoy cansada); el dios mío, dios mío, sí, así, un poco más un poco más (para cuando estoy más animada); y el que se reduce a unos grititos absurdos y a arrugar la almohada contra la cara, para que no me vea descojonarme".


Cuando se la recuerdo ahora, me contesta: "¿En qué estaría yo pensando?".

jueves, 9 de junio de 2011

Como el sexo, ni el chocolate

Hay quien se empeña en considerar el chocolate como un sustitutivo del sexo, porque uno y otro comparten muchos beneficios para la salud y el alma. Pero como el sexo, no hay nada. Lo ha dicho hasta el maestro pastelero Paco Torreblanca en una cátedra de Alimentación, contestando a un alumno: "Nada puede sustituir al sexo".

Aún así, hay defensores del chocolate como sustituto sexual. Un estudio  realizado en el Reino Unido señala que más de la mitad de las mujeres de este país, el 52%, prefiere el chocolate al sexo. Eso es lo que dicen que piensan.



Aunque no sea para tanto, el chococolate tiene propiedades buenísimas, algunas, iguales a las bondades que provoca el sexo en quienes lo practican con asiduidad: Elimina la fatiga, mejora la concentración, relaja los músculos y facilita la circulación.

 Libera el estrés, porque ayuda a generar endorfinas, que son sustancias del cerebro que hacen sentirse bien; y produce secreción de serotonina, una sustancia que ayuda a disminuir la depresión y a devolverte la calma y alivia la sensación de abandono y de mal de amores.



Los beneficios del sexo no se quedan atrás, pero estos los conocemos mejor. Para empezar, aumenta el tono muscular de la zona pélvica, lo cual intensifica el grado de placer y previene de futuros problemas.

Reduce el estrés porque itiene un efecto tranquilizador que dura incluso varios días. Y ayuda a mantenerse joven, porque aumenta los estrógenos, que mantienen la piel tersa y sin arrugas. Y es un antídoto contra el dolor.

Practicarlo con asiduidad disminuye el riesgo de tener cáncer de mama, refuerza el sistema inmunológico y activa la circulación sanguínea.

Con este maná, no me explico cómo no se practica tanto como se come chocolate.
Entre polvo y polvo, yo propongo en vez de un piti, una onza de chocolate.

miércoles, 8 de junio de 2011

Las cosas de las mujeres ricas

Zapeando ayer mientras esperaba una llamada de teléfono, me topé de bruces con uno de esos programas sobre mujeres ricas que han empezado a proliferar en algunas cadenas, no sé con qué objetivo. Bueno, sí lo sé pero no es el caso.

Mis ojos se iban abriendo a medida que las señoras estas contaban por esa boquita pintada con el carmín más caro del mercado cómo es su vida, sus sentimientos -o algo parecido- o lo que las cuidan sus maridos, que era poco o nada.



Una de ellas enseñaba a uno de esos perritos pequeños y lanudos, que ahora se regala tanto entre la gente pija y la aspirante a serlo, y decía que era el verdadero amor de su vida puesto que su marido estaba siempre de viaje de negocios.

Otras dos hablaban de sus hijos y discutían sobre lo malo que es dar el pecho a los bebés, porque después no hay manera de enderezar aquello sin entrar en el quirófano, experiencia por la que las dos habían pasado, gracias a la comprensión -y la cartera- de sus hombres. Yo, ojiplática.

Lo mejor estaba por venir: una cuarta recauchutada hablaba desde el púlpito para hacer chanza de las maternidades de las otras y soltar, como si fuera lo más, que ella había tenido a sus dos hijos con un vientre de alquiler "porque es mucho más cómodo y no pierdes la línea".

Añadía la tal señora con un rictus de "comprensión" que entendía que hay mujeres que darían un brazo por ser madres, pero que ella habiendo este "gran invento" para qué se va a meter en ese engorro. Si total, ya te los dan hechos.

martes, 7 de junio de 2011

El club de las esposas obedientes

Enseñar a las mujeres a ser sumisas y mantener a sus hombres felices en el dormitorio, con la premisa de que eso reducirá la prostitución y el divorcio es uno de los objetivos del Club de las esposas obedientes, que han formado unas  800 mujeres musulmanas de Malasia, según publica AP.

"El islam nos obliga a ser obedientes con nuestro marido. Diga lo que diga, tengo que seguirlo. Sería un pecado no obedecerlo y no hacerlo feliz", dice una de sus miembros, la recién casada Ummu Atirah, de 22 añitos.



Además de obedecer al esposo, la mujer dice que el secreto para tener un matrimonio feliz es asegurarse de que el hombre esté satisfecho sexualmente.

A pesar de que el grupo tiene antecedentes islámicos conservadores, una de sus fundadoras, Rojaya Mohamad, habla abiertamente sobre las virtudes del sexo matrimonial:

"El sexo es un tabú en la sociedad asiática. Lo hemos subestimado en nuestro matrimonio, pero todo se reduce al sexo. Una buena esposa es una buena 'sexoservidora' de su esposo. ¿Qué hay de malo en ser una prostituta ... de tu marido?".

Las actividades del club, que antes había creado otro grupo de defensa de la poligamia, muestran que las ideas islámicas conservadoras aún prosperan en Malasia, a pesar de se uno de los países musulmanes más avanzados y progresistas, donde muchas mujeres tienen altos cargos en el gobierno y en el mundo empresarial.

Tela, telita, tela. No digo más.

lunes, 6 de junio de 2011

¿Mujeres complicadas y hombres tontos?

Las mujeres son muy complicadas y no llegas a entenderlas en la vida.
Esta fue la conclusión de una conversación que mantenían dos amigos, los dos hombres, a cuenta del malogrado matrimonio de uno de ellos y del recuerdo de la misma situación del otro.

Un grano no hace granero, les respondí; y sí, aunque las mujeres podamos ser en general más complicadas que los hombres ni somos todas iguales ni pensamos lo mismo ni actuamos de la misma manera. En esto, como en todo, también para gustos están los colores.



Uno de ellos decía, por ejemplo, que para una relación le exigía un mínimo a la mujer, sobre todo, que fuera inteligente y remarcaba mucho que él nunca se enamoraría de una mujer que no fuera inteligente. Incluso, dijo que por la calle  ni se fija en las mujeres que aunque están muy buenas no le parecen inteligentes.

Ante mi sonora carcajada, acabó reconociendo que bueno, que sí que a estas les echaría un polvo o dos, si puede, pero nada más.

Pues en el equipo contrario, le dije, no sé por qué me da que si un hombre nos parece tonto y simple aunque esté muy bueno, nos lo parece en todo, incluso para follar, que nosotras somos muy miradas para eso.

Polvos a parte, al final le convencí de que complicadas o no, no se puede generalizar tanto.

viernes, 3 de junio de 2011

Las mariposas cierran sus alas para decir que no quieren sexo

Un grupo de científicos en Japón han observado cómo las especies de mariposas conocidas como licénidos (Lycaenidae), cierran sus alas para evitar la atención indeseada de los machos persistentes.

Estas mariposas, también conocidas como manto bicolor, sólo se aparean una vez durante su breve vida. Cerrando las alas pueden esconder el impactante brillo de sus colores, y así las hembras se hacen menos visibles para los machos, según publica la BBC.


Los intentos persistentes de apareamiento de los machos pueden dañar a las delicadas hembras, por lo que las hembras cierran sus alas como una estrategia para evitar el acoso.

En el estudio, los biólogos utilizaron un modelo macho de esta mariposa para desencadenar una reacción en las hembras. Comprobaron que cuando colocaban al macho cerca de la hembra, esta cerraba las alas. Sin embargo, las hembras vírgenes las dejaban abiertas.

Así concluyeron que las hembras que no necesitan más cópulas, cerraban sus alas para esconderse y evitar el acoso sexual, mientras que las vírgenes que quieren compañero lo manifestaban manteniendo sus alas muy abiertas para ser visibles.

Como me suena.

jueves, 2 de junio de 2011

No es lo que parece

Conozco a una pareja feliz, bueno, aparentemente feliz, padres de dos hijos, que él trata con mucho cariño y dedicación las veces que está con ellos, muy pocas.

La mayor parte de su tiempo lo dedica a trabajar muchas horas para traer el condumio a casa y  a sus escarceos con otras mujeres que, para él, son un mero alivio de la tensión laboral. Le gusta su mujer y la quiere y nunca dejaría a su familia por otra, porque sería inconcebible en él.



Ella, que no trabaja porque así lo ha decidido, se dedica a sus hijos, a la equitación y a sus amigas, y lleva una vida placentera y feliz. Su único inconveniente es el excesivo trabajo de su marido que impide que él esté en casa todo lo que ella quisiera. Por supuesto, no concibe que su hombre se vaya con otras mujeres, porque cree que le da todo lo que necesita, ni se le ocurre, por ahora, hacer lo mismo, aunque pensarlo...

Un amigo común los llama la pareja hipócrita, y cuando le apunto que para qué va a decir nada y hacerle daño a ella, me contesta que esa discreción es para situaciones aceptadas de antemano por ambas partes, no para este teatro.

miércoles, 1 de junio de 2011

Pánico, crisis y canitas al aire

La crisis, la crisis. Qué hartura por dios, los poderosos dando lecciones todo el día sobre lo que tenemos que hacer los protegidos para no ir más a pique.

Pues también la crisis despierta las ganas de echar una cana al aire -no deja de tener su aquel-, pero ya están ahí los "expertos" señalando que la infidelidad -lo llaman así- es una conducta muy destructiva y que en estos tiempos inestables, lo importante es mantener unida la familia. La moralina, siempre por delante.



Esta es la conclusión de un estudio que tiene tela y que ha hecho la Asociacón Europea de los Trastornos del Pánico, según el cual, las dificultades económicas aumentan los casos de infidelidad:

"Las presiones a las que no vemos sometidos hacen que tengamos ganas de escapar de los problemas y es posible que, en un momento de debilidad, cualquiera de los cónyuges sucumba a la tentación y se lance a la búsqueda de alicientes externos a la relación".

Dice también que los hombres son más proclives a los estímulos fáciles y rápidos, pero el perfil en este estudio responde tanto a hombre como a mujeres mayores de 40 años, que son los que cada vez más acuden a terapia para poder superar la "traición" a su pareja.

Pánico da leer estas cosas.

martes, 31 de mayo de 2011

El punto G es como un silbidito

Que no existe, que sí, que es un lugar físico, que no, que es una sensación, que es el clítoris que se pone de aquella manera... Y así llevamos años, en los que ni dios ha sabido lo que es el punto G ni ganas de explicarlo para que las mujeres podamos ser más felices -tengo una amiga que dice que toda ella es un punto G y otra que  afirma que tiene todas las letras del abecedario-.

Sobre el asunto se han escuchado mil teorías que niegan la existencia del punto y de la coma que nos hace ver el cielo cuando nos lo encuentran, aunque sea a la tercera. La ginecóloga francesa Odile Buisson explica que el punto G existe y el que diga que no es que es tonto (esto último no lo ha dicho ella).



Se le ocurrió la idea de hacer una ecografía del coito. "Nos dimos cuenta entonces de que durante la relación sexual el pene en erección estira el clítoris, lo comprime y lo hace ascender de manera repetitiva. Durante ese ir y venir, el clítoris, además, aumenta de volumen. También constatamos que es a través de la parte anterior e inferior de la vagina que se estimula el doble arco del clítoris".

Señala que es el punto de contacto entre la vagina y la raíz interna del clítoris. La novedad reside en que pensamos que esta zona es una función del complejo clítoris-uretra-vagina, que designa al conjunto de órganos implicados en la actividad sexual femenina".
 
"Para dar una imagen -añade-, es como silbar: hay una expulsión de aire por el diafragma y una contracción de los músculos de las mejillas y de los labios. Del conjunto de estas interacciones de órganos se produce un sonido más o menos melódico. Sin embargo, por mucho que se busque en la garganta de la gente, jamás se encontrará una estructura anatómica en forma de silbido. Sucede lo mismo con el placer que produce el punto G".
Muy gráfica la imagen.

lunes, 30 de mayo de 2011

El placer saludable

Con el poco dinero que hay para investigar según qué cosas, no deja de sorprender que se sigan haciendo estudios sobre el bienestar sexual de la gente, sobre todo en una sociedad como la estadounidense, en la que estos temas se cogen con pinzas. Pero ahí están.

Hace poco, algún medio recogía consejos sobre el buen sexo y decía lo que ya se sabe desde que el mundo es mundo, que los que tienen relaciones sexuales más frecuentes tienden a vivir más tiempo, tienen corazones más saludables y una mejor vida afectiva. También alivia el estrés, hace dormir mejor, alivia la depresión, fortalece los vasos sanguíneos o estimular el sistema inmune.


Un montón de beneficios para estar bien y encarar la vida que la gente no tiene en cuenta, tan apurada como está por el trabajo, el paro, la hipoteca, el estrés, el día a día, los niños, los perros, la luz, el gas... Me gustaría saber cuánto folla la gente a diario con todas estas cosas que acabo de mencionar metidas en la cabeza.
Pues según Irwin Goldstein un médico y sexólogo norteamericano, "la actividad sexual es muy importante" y algunos de sus beneficios saltan a la vista: "Cuando tienes buen sexo, existe una respuesta de relajación y saciedad… y la vida es magnífica", y tanto.

El efecto placentero de la dopamina no sólo aumenta durante la excitación sexual, sino que también se manifiesta en la frecuencia del coito y en la intensidad del impulso sexual. Y además, el semen es un antidepresivo "cojonudo", esto lo recalca mucho un amigo mío, que sabe de todas las bondades del sexo, pero como está metido en la rueda diaria no lo practica mucho, pero saber, lo sabe. Qué pena XDSS.

viernes, 27 de mayo de 2011

Mujeres felices

He conocido hoy una página para mujeres felices, o mejor dicho, que promueve acciones y aporta ideas y pequeñas cosas para que las mujeres se quieran un poco más, bajo el lema de que una mujer estará más guapa no sólo porque se arregle, que también, sino porque es feliz.

Lo he comentado después entre un grupo de amigos -hombres y mujeres- y a alguno le he escuchado decir que es muy difícil conseguir que por lo general una mujer sea feliz, porque nunca se conforma, siempre quiere más y quiere lo inalcanzable.

Al margen de tópicos, en esto como en todo habrá mujeres -y hombres- que sean felices, que no lo sean, que lo quieran ser y no sepan cómo o que definitivamente no lo sean nunca.



Otra de las opiniones, esta vez de una mujer, decía que se puede ser "razonablemente" feliz si se  tiene lo necesario para serlo que resumía en salud, dinero y amor, por este orden. Porque si no, ya se puede una morir de asco.

Pero a esta le respondieron que la felicidad es un estado interior de muchísimas personas, independientemente de los avatares que les depare la vida. Que la mayor causa de felicidad es la maternidad  o que la infelicidad no es privativa de las mujeres.

 No sé qué pensar, aunque después de la etapa tan arrastrada que llevo desde hace tres años, casi que me inclino más por la que piensa lo bueno que es la salud, el amor y el dinero -yo pongo este orden- para poder ser feliz. Lo que no voy a hacer es poner un circo.