Chapi Escarlata: Mucho amor en vacaciones

martes, 13 de julio de 2010

Mucho amor en vacaciones

Con el sofoco de estos días y la resaca en el cuerpo, una amiga me contaba que lo bueno del calor del verano es que indica la proximidad de las vacaciones. Muchos han desaparecido y dejan desierta la ciudad porque ya están disfrutando y otros están con las ganas en la cara porque ya les falta poco.


Como está necesitada de descanso, pensaba en lo propicias que son esas temporaditas para el amor. Contaba, y se ponía así de poética, “las veces que en el pasado la brisa del mar, el azul del cielo, el ruido incesante y acariciante de las olas y el azar” se han juntado para ponerle en los brazos una aventura amorosa y alguna vez también sentimental.



La escena que ella relata me la puedo imaginar de tantas veces que lo ha dicho: se levanta sin molestos despertadores artificiales, cuando la luz del sol se cuela por las rendijas de la ventana, sin prisas. Con toda la parsimonia que el cuerpo le pide, después de desayunar, va a comprar la prensa (de la que no puede prescindir, aunque la lea muy por encima, lo justo para no perder el hilo de lo que pasa en el mundo) y los alimentos del día. Y avanzada la mañana, después de preparar una bolsa con fruta, agua fresquita y los instrumentos playeros, acompañada del hombre que ha conocido hace un mes, con el que se siente bien a oscuras y de día, sale dispuesta a pasar un día de playa, tomar el sol, refrescarse en el agua y, si se presta, como naturalmente suele pasar, entregarse con cuerpo y alma, o por lo menos con toda la energía del cuerpo, a todos los juegos permitidos por los sentidos.

Con optimismo, cuenta los días que le faltan para hacer todo esto que piensa que le va a pasar porque es verano, tiene vacaciones y lo principal –dice-, el hombre que le va a hacer disfrutar todos esos momentos.

Este post fue publicado originalmente en el blog de Chapi Escarlata de 20minutos.es

No hay comentarios: