Chapi Escarlata: El amor perdido

sábado, 26 de junio de 2010

El amor perdido

Puede que a algunos les parezca una historia de otro tiempo. A mí me lo parece. Ayer recordé lo que un buen amigo me contaba no hace mucho de su juventud.


Hace unos años, bastantes, del tiempo en que en España las relaciones sexuales se establecían a una edad mucho más tardía que hoy, esa época en que los novios no conocían el sexo generalmente más que cuando se casaban y hasta entonces les tocaba esperar pacientemente.

Él “salía” con una chica que le gustaba mucho, iban al cine, paseaban, charlaban, y la intimidad llegaba a lo sumo a unos besos furtivos en el cine, casi sin lengua, y a hacer manitas más para trasmitirse calor que otra cosa. Nunca se prometieron nada ni contrajeron compromiso alguno pero estaban muy a gusto juntos, se entendían bien, se diría que eran novios pero ellos nunca lo verbalizaron ni les preocupó lo que los demás pensaran al respecto.



Él se marchó a estudiar a otro país, conoció a otras mujeres, tuvo sus relaciones, anduvo de acá para allá en el terreno sentimental, pero nunca acabó de sentir nada especial por nadie.

Regresó a España convertido en un profesional de prestigio y volvió a su ciudad, antes de instalarse en Barcelona, quería saber de aquella chica que tanto le gustó quince años atrás. Ella se había casado, tenía dos hijos ya crecidos y parecía ser razonablemente feliz. Cuando se encontró frente a frente con ella, sentados en una cafetería, se dio cuenta de su turbación y de que aún le temblaban las piernas cuando ella lo miraba.

Él supo entonces que en realidad seguía enamorado de ella y se preguntó si a ella le pasaba lo mismo, si era feliz con su vida o lo había añorado a él… Y creyó ver, en una mirada furtiva, dibujarse un sí en los ojos de ella. Pero sacudió la cabeza y pensó que se había imaginado una ilusión.

Este post fue publicado originalmente en el blog de Chapi Escarlata de 20minutos.es

No hay comentarios: