Chapi Escarlata: Casarse no es para siempre

lunes, 3 de mayo de 2010

Casarse no es para siempre

A pesar de los tiempos, aún no se entiende que a veces casarte no tiene porqué ser para siempre. Que un día, casado, te puedes dar cuenta de que la mujer o el hombre de tu vida está en tu camino y que por desgracia, no es con quien te has unido en santo matrimonio. Porque para las mentes biempensantes el matrimonio es santo, sea civil, eclesiástico o mediopensionista.


Estas disquisiciones me las hacía el otro día una amiga, que es ahora la mujer más feliz del mundo porque ha encontrado al hombre de su vida, -casado y padre él, con compañero ella- en un camino muy cuesta arriba y lleno de chinarros.



¿Porqué tendremos aún esos prejucios tan antiguos con los hombres casados?, decía.

Porque él lo tiene todo en contra: a su ex mujer que lo chantajea con los hijos, a sus amigos, a su familia… Pero a ella, además de haberse enfrentado con su proceder también a sus padres y al resto de su familia, le ha tocado el peor papel, el de la mujer que ha seducido al pobre bobo engañado, que ha dejado a su mujer y a sus hijos por una loba -que nadie de la misma especie se sienta aludido, por diosss-.

Para su propia familia, ella ha roto un matrimonio, no el suyo, porque él es un “hombre casado” y padre de 3 hijos. De él no dicen lo mismo y también ella tenía un marido, aunque no fuera oficial ni consagrado.

Pero contra viento y marea, los dos están encantados juntos, porque ya viven juntos. “Es el hombre de mi vida, te lo dije hace 6 meses y hoy te lo cuento más rotunda que nunca. Jamás pensé que fuera a encontrarlo así. No puedo ser más feliz, es imposible”.

Y mientras, dejan pasar el tiempo, que siempre es el bálsamo que cura todas las heridas y trae la distancia suficiente para que se vean las cosas con claridad.

Este post fue publicado originalmente en el blog de Chapi Escarlata de 20minutos.es

No hay comentarios: