Chapi Escarlata: Acariciar, tocar lo que no es

miércoles, 26 de mayo de 2010

Acariciar, tocar lo que no es

Le gusta tocar lo que hay, lo que se supone que es, porque lo ve con sus ojos, y lo que espera que sea.


La conocía de haberla visto entrar por allí varias veces. Y alguien los presentó una tarde. Le gustaba mucho esa chica, su cara, su cuerpo, sus pechos, cómo se movía… y la conexión que tuvieron enseguida. Y cuanto más tarde se hacía y más copas consumían, más le atraía.



Al final de la noche llegaron a la casa de ella excitados, dispuestos a culminar el encuentro con el mejor polvo. Entraron presurosos y quitándose la ropa el uno al otro por el camino hasta la habitación.

Y así ocurrió. Una vez despojados de todo, a él se le cayó el alma a los pies y con el alma, todas las ganas que le tenía a la chica. Sus pechos ya no eran lo que creía haber visto minutos antes y el culo se había desinflado como por arte de magia.

Los putos rellenos, se dijo. Se sintió engañado porque le habían vendido lo que no era. Y ya no se pudo recomponer, entre excusas tontas se quitó de en medio y se marchó.

Cuando después, al contarlo, algún amigo le ha afeado la conducta por exagerado, él ha contestado que no puede con eso, porque lo cree un engaño, una tomadura de pelo. Una decepción.

Este post fue publicado originalmente en el blog de Chapi Escarlata de 20minutos.es

No hay comentarios: