Chapi Escarlata: Romanticismos, los justos

martes, 20 de abril de 2010

Romanticismos, los justos

Se acaba de enamorar y está encantado. Y como todo el que se acaba de enamorar adorna cada encuentro de parafernalia para hacerlo todo más bonito.


Que si velitas para la luz de la cena y de la habitación, que si barras de sándalo, que si flores diarias en la ventana o en la sala. Todo lo hace -dice- porque es un momento muy romántico el que está viviendo, y ya me deja con la boca abierta.



Pues sí, él que es -o era- más seco que un corcho y que nunca había mostrado una mínima expresión de romanticismo, está ahora que parece el lazo rojo de una caja de bombones. El amor es así. Y el del principio, más.

Porque esto de la parafernalia es una característica común del comienzo de cualquier relación. Unos ponen velitas para conseguir un ambiente ad hoc, otros ponen musiquita especial y otras, más prosaicas que románticas, se ponen lencería para gustarle más al enamorado.

Pues todo esto se lo estaba contando yo a otro amigo, que es lo contrario del enamorado converso del que hablaba, y me dice que eso no son más que chorradas y cursiladas, y que de lo que se trata es de ir directos al grano. Que para qué te vas a entretener si ya sabes lo que quieres y la otra, también.


Este post fue publicado originalmente en el blog de Chapi Escarlata de 20minutos.es

No hay comentarios: