Chapi Escarlata: El noviazgo perpetuo

miércoles, 7 de abril de 2010

El noviazgo perpetuo

Soy de los que piensan que el matrimonio o la convivencia terminan con el amor, la pasión y la atracción inicial de una pareja; y que para mantener casi intactas las sensaciones del principio lo mejor es ser novios permanentes”.


Es la opinión de un amigo mío, contrario al matrimonio y a la convivencia desde que el primero le salió mal. No quiere oír ni en broma la posibilidad de repetir la experiencia, por mucho que se le diga que una vez aprendida la lección, es difícil caer en lo mismo.

Él, que es de natural descreído, se defiende diciendo que el hombre es el único animal que tropieza dos, tres y cuatro veces en la misma piedra y que como nunca aprendemos, es mejor no intentarlo otra vez.

Hace años que tiene una novia que piensa igual que él. Intentan mantener la emoción del principio, pero cada uno viviendo en su casa. Y lo deben conseguir, porque yo siempre los veo bien y encantados de haberse conocido.

Son los novios eternos con todo lo bueno del noviazgo. De lo que hoy es noviazgo, porque hasta hace nada era únicamente el tiempo anterior a casarse o el tiempo en que se mantienen relaciones amorosas para casarse. No había otra.

Sí que es verdad que es la opción que eligen los que han salido escaldados de un primer casorio o convivencia y no quieren que se vuelva a repetir: se quieren mucho, pero uno a su casa y el otro a la suya, así no discuten, no desgastan la relación y pueden mantener a salvo un mínimo de pasión, la que no se carga la convivencia.




No hay comentarios: