Chapi Escarlata: Se puede ser feliz sin sexo

miércoles, 10 de marzo de 2010

Se puede ser feliz sin sexo

Es difícil ponerse en la piel de una persona a la que no le interesa el sexo, en una sociedad en la que casi todo va encaminado a la atracción sexual. Pero existen y viven como cualquiera, sin sentir esa necesidad.

Los asexuales son personas que no experimentan ninguna atracción sexual hacia otros, y que lejos de sentirse traumatizados, se declaran muy satisfechos con sus vidas, según la definición del investigador Anthony Bogaert.


Tres de cada cien personas del planeta se declaran así, no practican sexo, pero no por cuestiones éticas o morales, que sería celibato, sino porque, simplemente, no les interesa.

Los especialistas lo consideran una orientación sexual, no una disfunción.

Algunos sienten atracción romántica o platónica y se enamoran de otra persona sin interés por el sexo, como ellos, o no.

En el primer caso tendrán más posibilidades de éxito. En el caso de que se enamoren de una persona con interés por el sexo, tiene dos opciones: o acceder de vez en cuando aunque no sienta nada ni le guste hacerlo o dejar que su pareja lo haga con otro sin ningún problema.

Una novela de Ian McEwan, Chesil Beach, que leí hace dos años y me gustó mucho, planteaba este asunto, pero en uno de los dos miembros de una pareja, que le había ocultado al otro hasta la misma noche de la boda su aversión al sexo. Ya lo conté.

Las personas asexuales también se han organizado, sobre todo en Estados Unidos, donde son muy activos. Tienen varias asociaciones como Asexual Visibility and Education Network (Aven), que incluye en su web consejos y secciones de apoyo; o Asexual Pals, que trabaja para que se reconozca la asexualidad como una forma de vida como otra cualquiera.

No hay comentarios: